viernes, 23 de febrero de 2018

Al Profeta no lo callan, porque suya no es la voz

En Sueño Profético decían:

Por gran inteligencia que tengas y por grandes estudios que tuvieras, no podrías hacer un escrito que hablara de los Profetas, y poniéndolo al público, sabiendo que nadie le puede llegar, por ser dicho por Dios al espíritu, y luego mandarlo dictar para que quede escrito y se pueda comparar si es cultura Divina de espíritu, o sabiduría del hombre, temporal. Que aquí no cuenta, si esta sabiduría es para de Dios retirar.

Dijo uno:

¡Cuánto han luchado los espíritus del mal para que esta Grandeza hubiera quedado en silencio! ¡Cuántos caminos han cogido de amenazas y de miedo, de retirar al que más ayuda hubiera dado!

Pero Dios es Dios, Poderoso en hacer y deshacer, en premiar y apartar. Ningún hombre puede comprar la Gloria, por poderoso que sea. Si no vive Amor al Prójimo, Dios no le abre las puertas.

Desperté, oí:

No se darán cuenta,
los hombres,
que son Mensajes de Paz.

Y que de no ser de Aquí,
nadie los podría dictar.

Ahora piensa: una mentira,
quién la lanza, sin fronteras,
a una Humanidad.

Queriendo que más la sepan,
porque sabe que no es suya
y Dios les contestará.

Ya se ha dicho muchas veces
que esto no es santo,
místico ni contemplativo.

Que el hombre le diga
cómo justificar.

Esto es Lugar que Dios habla
para los espíritus que son suyos.

Para los que quieren su Perdón.

Y para que los espíritus diabólicos
vean la Fuerza de Dios.

Al Profeta no lo callan,
porque suya no es la voz,
aunque de su boca salga.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C3

jueves, 22 de febrero de 2018

Si quieres ver a Dios

En Sueño Profético decían:

Si quieres ver a Dios, di: “Yo quiero verlo”. Pero no te alejes o cierres los ojos donde todos Lo estén viendo.

Si quieres ver a Dios, sigue los pasos del Instrumento, y verás a Dios en cualquier momento. Verán en un sitio chico abundancia de Cielo, y en un sitio que tiene abundancia, Dios, retirar al Instrumento.

Dijo un espíritu con Mando Divino:

Dios, Creador y Poderoso, Dueño de la vida que acaba y de la Eterna. Que el hombre no Lo busca porque no le interesa.

Si el hombre pensara: “Si Dios cobrara el respirar, yo respirar pagaba. Si Dios fuera un dictador, yo de sus leyes no me apartaba. Si yo pensara en la muerte, que de Él sale la Palabra, yo pondría ansiedad por oír donde Él hablara”.

Pero para pensar esto te hace falta creer lo que es Evangelio, y ya cuentas con un Dios Vivo, no muerto. Esto, para desmentirlo, tienes que hacer un recuento de cómo hiciste tu vida y cómo la sigues haciendo.

Desperté, oí:

Ves a Dios cuando cumples sus Palabras, pero cumplir con Amor.

Hay quien cumple para el mundo, pero no para Dios.

Éste es el hombre de Tierra, que todas sus energías ahí luego quedan.

Éstos no sirven a Dios cuando Dios se presenta para que aprisa se diga: “Dios hace Presencia”.

Porque tienen la vida –que no es suya– y el tiempo dedicado a la Tierra     

Deja la Tierra ahí en la Tierra, y ocúpate más del Cielo.

Que en la Tierra estás de paso, y el final es dejar suelo.

Vive como Dios lo manda, y que él sea siempre, contento, tu Dueño.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3

miércoles, 21 de febrero de 2018

La belleza y el dinero poco tiempo le hacen

En Sueño Profético hablaban del espíritu y del cuerpo, de lo que el hombre valora lo que poco dura, y desprecia lo que no tiene fin, que su nombre es espíritu, que es lo que le da vida al cuerpo.

El cuerpo busca belleza y dinero. El espíritu busca camino que lo lleve al Cielo. Esto, cuando hay Amor a Dios, que tus pasos lo van diciendo.

Dijo uno:

Yo, cuando vivía con cuerpo, pocos años tenía cuando me di cuenta de que el dinero y la belleza hacían servicio poco tiempo. La belleza, aunque la cuides, no aguanta más de su tiempo. Y el dinero, en la vejez, ya está pensando tener otro dueño. Ahora compara el espíritu: ni se muere, ni conoce vejez, y todo el bien que hizo, Aquí viene con él.

Desperté, oí:

No censures la belleza
donde Dios la haya mandado,
que esto es un adorno
como otro adorno que veas.

Tampoco tires dinero,
poniéndole las palabras:
“Yo no lo quiero”.
Que esto sería no entender
esto que dicta el Cielo.

Va el Mensaje,
a que la belleza se va
y te deja huella nada más.

Y el dinero,
tú lo tienes que dejar
para que otro sea dueño.

El espíritu no te desprecia
ni por pobre ni por rico,
y lo que hagas ahí,
Aquí se viene contigo.

Es más grande esta comparación
cuando tú siempre has querido
que todos quieran a Dios
antes que lo que se ha dicho.

La belleza y el dinero
poco tiempo le hacen,
al mismo, servicio.

Esto es muy deseado,
pero es también peligro.

Puedes ensuciar belleza
o que mueran de hambre
y tú mueras rico.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C4

martes, 20 de febrero de 2018

Desde que Dios hizo el mundo, no ha faltado su Presencia

En Sueño Profético decían:

No se puede amar a Dios y no acudir a oír su “Palabra hoy diciendo”.

No puede ser haber leído los Evangelios y no compararlos con alegría con éstos hoy dichos al espíritu, y luego al espíritu y al cuerpo, para poder dar la Enseñanza hoy, pues el hombre todo lo reforma apartándose del Camino de Dios.

Dijo un espíritu al que Dios le da Mando:

Si el hombre lee los Mandamientos de Dios y piensa en la muerte, yo creo que muerte antes le llega, al sentirse él culpable.

El primer Mandamiento no lo enseñan. Al quinto Mandamiento el hombre responde con las guerras. Y la carne que Él une, el hombre la rompe y la une al pecado.

¡Si el hombre enseñara que romper lo que Él une es el peor de los pecados, y que de aquí ya brotan con fuerza y con naturalidad los pecados!

Si el hombre no corta esta enseñanza, será el hombre como las fieras, que en el momento del hambre devoran. Pero todavía el hombre es peor que las fieras, que no se abalanzan en el momento, que el momento ya lo llevan.

Desperté, oí:

¡Qué fuerza tendrá el pecado,
que te lleva a condenarte!

Dios deja la Libertad,
hasta que el cuerpo lo entierran.

Pero siempre está mandando algo
para que vea el hombre
que de esa vida pasa a Ésta.

Desde que Dios hizo el mundo,
no ha faltado su Presencia.

Ya, cuando se hace Hombre
y Dios Hombre está en la Tierra,
tiene doble condenación
el que su Palabra no enseña.

Y el que se atreve a reformar,
¿cómo creer que el día que muera
será juzgado por el Tribunal de la Gloria?

Si esto lo cree el hombre,
no hace reforma.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C1

lunes, 19 de febrero de 2018

Buscad en mi Nombre al que de mi Reino esté retirado

En Sueño Profético decían:

Si los buenos se ocuparan y persiguieran al que hace lo mal hecho, lo quitarían de que hiciera lo que estaba haciendo.

Se van a decir Palabras, Aquí dictadas, en el Cielo, para que aquel que la lea se quite o se achique sus defectos:

Si el rico fuera menos rico, el pobre no sería tan pobre.

Si el que come todos los días pensara en el que no come, el hambre no se conocería.

Si el que cree en Dios enseñara a que creyeran, el creer haría amar, y ya serían fronteras para que el hombre se tratara como Dios dejó dicho cuando vivió de Hombre en la Tierra.

Dijo uno:

Lo malo tiene que existir mientras haya hombres y Tierra. Pero si el bueno pensara en Dios, lo bueno ejercería por fuerza, y ya pediría el Perdón por no haber vivido la Ley que Dios Hombre les dejó a los cristianos:

Buscad en mi Nombre al que de mi Reino esté retirado. Yo voy al Padre, pero entre vosotros está mi Mando”.

Desperté, oí:

Culpaban en la Gloria, al que lo creían por bueno, de que lo mal hecho se agrandara y más se practicara por culpa del bueno no ser bueno.

El bueno que vive para servir a Dios, moldea lo mal hecho, como alfarero el barro.

Y ya contenta a Dios.

Si eres bueno, mira al Cielo y tráete a tu memoria al que es malo por el bueno.

Por muy bien que viva el malo, si eres bueno, ese bien no es deseado.

Porque es bien haciendo daño a los buenos y a los malos.

Lo bueno, cuando es de Dios, siempre le puede a lo malo.

Pero este bueno escasea y no persigue lo malo.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C2

domingo, 18 de febrero de 2018

Dios da silencio y da escándalo

En Sueño Profético hablaban de los espíritus que no están en la Gloria de Dios, de los espíritus que actuaron y vivieron en contra de Dios. Decían:

Estos espíritus están al servicio de Satanás, primer espíritu que Dios Padre retiró de su Presencia, con el nombre de Demonio. Este espíritu tiene su sitio: “Profundidad”, que jamás puede tener contacto con espíritus de la Gloria. Pero sí intentan ensuciar al espíritu que le falta Fuerza de Dios, porque este espíritu le deja sitio al espíritu del mal. Si el espíritu está reforzado, ya intenta llevárselo con el engaño. Pero tiene la respuesta: “Vete, Satanás, que eso está en contra de mi Dios”.

Dios Hombre enseñó a los Discípulos a conocer a los espíritus que no llevaban su Mando, a los que no aceptaban que Él fuera enviado por Dios Padre, Creador del Mundo de todo lo invisible, que no lo ve nadie más que el que Él quiere, que lo pidió con la aceptación, que sin protestar, todo lo aceptaba.

Desperté, oí:

Tienes que pedir fuerzas a Dios, pero antes de pedirlas tienes que saber que las fuerzas vas a ponerlas al servicio de su Mando.

Que esto lo sabes cuando conoces a los espíritus que te persiguen queriendo darte el engaño.

El que tiene trato con el que enseña de Aquí, porque Dios ya le da Mando, tiene menos disculpa para albergar palabras que de Dios van retirando.

Un espíritu de Dios puede ser engañado, pero si tiene Enseñanza, en su intranquilidad sabe que no es Dios el que está actuando.

El actuar de Dios da silencio y da escándalo.

Silencio, para oír lo que Dios está hablando.

Y escándalo, cuando quieran desmentir los espíritus contrarios.


***

Libro 30 - Investigaciones la Verdad - Tomo IV - C3

sábado, 17 de febrero de 2018

El camino

En Sueño Profético vi un camino ancho, y nada había por medio. Iba la gente contenta, pero un contento de ansiedad, de faltar algo por dentro.

Se quitó aquel camino, que es el camino de la vida material, que es camino de momento, y se vio otro camino. Éste era estrecho, tenía obstáculos, porque la gente que iba se agachaba a quitarlos. Aquí iba poca gente, pero Dios iba a su lado, por eso veías agacharse y ninguno protestando. Sabían que al final del camino de los contentos, entonces empezaba llanto, porque habían vivido vida siempre de Dios apartados, sin pensar que el del sufrimiento era el camino contento. Porque contento sin Dios, llámale calvario oscuro, cieno de mal olor, fuerza que te desespera por no ser Camino de Dios.

Desperté, oí:

¡Qué cierto que el hombre
coge el camino sin Dios
y a esto le llama vivir bien,
vivir contento!

Sin pensar
que el paso por esa vida
tiene un camino estrecho,
con obstáculos
y lleno de sufrimientos.

Pero con Dios a tu lado,
llegan pronto los noventa
y el camino terminado.

Luego está este Camino,
ancho, Eterno,
que el estrecho te tenía reservado.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C2

jueves, 15 de febrero de 2018

Si eres de Dios

En Sueño Profético decían:

Si eres de Dios, tienes que darle el valor al espíritu y después al cuerpo.

Si eres de Dios, tú dominas a tu cuerpo cuando quiera llevarte al pecado.

Si eres de Dios, tú no puedes romper los Mandamientos que están dichos por Dios y mandó que quedaran escritos para todos los hombres que fueran naciendo después de su Resurrección, y para que se cumplieran para tener Vida Eterna en su Gloria.

Si eres de Dios, coges una parte de sufrimiento de aquel que está sufriendo por lo que no sufres tú.

Dijo uno:

Hay sufrimientos tan grandes, que, sólo al pensar en Dios, ya no los ves tan grandes, si piensas en Dios como Hijo y en la Virgen como Madre. Pero tienes que pensar que Él pudo no haber consentido el sufrimiento, y lo dejó. Que es toda vía más sufrir, ver que el hombre quiere Calvario en la Cruz, y Dios le deja su Permitir.

Desperté, oí:

No hay sufrimiento mayor,
si eres de Dios,
que el sufrimiento que te viene
de la carne de tu misma carne.

Pero si piensas en Dios,
la ira y la desesperación
no pueden llegarte.

Que son los dos personajes,
con más fuerza,
para retirarte de Dios.

Es sufrimiento, sufrir.
Pero tiene que ser mayor
aquel que muera de viejo, diciendo:
“Dios sufrió, pero yo no”.

Si sufres sintiendo a Dios,
después del grande sufrir,
Dios te da resurrección.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C6

miércoles, 14 de febrero de 2018

Querer que la Gloria ningún hombre la pierda

En Sueño Profético hablaban del que tiene contacto Aquí para Enseñanza del espíritu, no para él, para cundirla y enseñarla.

Esta Enseñanza es difícil darla donde saben saber de la Tierra, si falta Amor a Dios o no creen en un Mundo sin suelo ni Tierra, ni que hay vida sin cuerpo, ni que puedas hacer ver lo que tú estabas viendo, que no tiene forma, volumen ni cuerpo. Es sólo sentir aquello que pueda venir con ventajas o que te las quiera quitar en un momento de Paz que tengas. Es querer que vean y acepten lo que no ven. Es querer que la Gloria ningún hombre la pierda. Es ir anulando aquello que enreda. Es no poder callar lo que por dentro te llega.

Desperté, oí:
 
Sufres más con el que quieres y no puedes enseñar y con el que sabes que puede Esto cundir, que con el que dejas en medio de estos dos.

El de en medio es inútil. El que quieres, él también puede querer un día y cundir este querer.

Y el que tiene medios de cundirlo, Dios, un día, le obliga a querer, y ya te está sirviendo.

El de en medio es inútil, sin recuperación, y a Dios no Le sirve.

El pastor no se ha nombrado, ni el que labra la tierra, porque sirven a Dios con el arado y sus corderas.

A éstos no les hacen falta estudios para cundir su Existencia.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C3

martes, 13 de febrero de 2018

Nunca sigas lo mal hecho

En Sueño Profético decían:

Tus palabras siempre llevan a Dios
en palabras o en silencio.

Si tu consejo es de Aquí,
han de seguirte consejo.

Si tienes un gran sufrir
y a Dios no acudes ni llamas,
el mal vas alimentando
y el mal seguro que agrandas.

Tan seguro,
como que el sufrir,
siempre es de la carne
o del espíritu.

Si es de la carne,
llama a Dios con ganas,
y Él, Presencia te hace.

Si es del espíritu,
busca a Dios donde te espera,
y le pisas regocijo
a aquello que te atormenta,
que es obra del mal espíritu.

Dijo uno:

Al ladrón y al criminal
hay que perseguirlo,
pero no ayudarle más.

Si tú te vas detrás,
robando también
o haciendo robo más grande,
estás a favor de él.

Pero si tú buscas
al que pueda darle consejo
o llegar a encarcelar,
puede que el robo se acabe
y el crimen no llegue a pasar.

Esto es sufrimiento con Dios,
o sufrimiento, de Dios apartándote.

No es lo mismo
pedir a Dios por el pecador
y que a ti te horrorice el pecado,
que pedir por él
y tú también practicarlo.

Desperté, oí:

Si en el dolor de la carne
y en el sufrimiento del espíritu
no llamas a Dios ni Lo buscas,
ya estás pecando.

Porque esta indiferencia
te hace pensar en lo malo.

El que sufre y busca a Dios,
está en contra del Diablo.

Y puede desbaratar
vida que sea de pecado

Esto, para practicarlo,
tienes que estar enseñado
con las Palabras de Dios,
sin que el hombre haya llegado.

Nunca sigas lo mal hecho,
que eso es obra del Diablo.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo III - C3

lunes, 12 de febrero de 2018

Sediento con agua

En Sueño Profético decían:

Cierto que donde Dios hace Presencia, el hombre intenta azotarlo, porque Vivo no interesa.

Cierto que cambia el rostro, el que debería ir a buscar el Sitio para premiarse él mismo. Y cundirlo para que acudieran más a conocer este Sitio, que no puede desmentirlo el que representa a Cristo.

Cierto que si tuvieran hambre de Dios, no podrían vivir despreciando al Instrumento.

Dijo uno:

No puedes creer tener noticias y despreciar la carta, apaleando al cartero cuando las noticias sean de algo que tú quiera, de algo que te robe el sueño.

¿Quién tendría sed de sediento, viera agua correr, siguiera con sed y diera al agua desprecio, teniendo la garantía con un gran letrero que dijera: “Esta agua es tratada por químicos”. Y además pusiera el letrero el domicilio de un centro oficial, para que todo el transeúnte que pasase por aquel lugar pudiera verlo? El que muera aquí, muere de otra enfermedad. Pero, sediento, no iba el dar el parte oficial.

Desperté, oí:

Compara a todo el que dice,
queriendo engañar,
que a Dios ama,
sin acudir al Lugar.

Esto es sediento con agua.
Que al sediento no le va
decir “deseo noticias”
y reservar la verdad
de la mentira que guarda.

Pues piensa:
querer saber de Dios,
porque Amor sientas ya,
y no acudir donde a diario
Dios este Mensaje da.

No acudir,
y si puedes dar una alegría,
cambiarla por hacer daño.

O reservarte las sobras
y dejar pordioseando
al que está al Mando del Cielo
para achicar el pecado.

Pecado,
acción o palabras
que no son del Cielo,
que están despreciando
el Puro Evangelio.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C5

domingo, 11 de febrero de 2018

Si no crees, no vas al sitio que otro cree

En Sueño Profético decían:

Si crees en Dios, piensas, cuando vas a hacer algo mal hecho. Pero si Lo amas, retiras el pensar, ofendiendo al pensar que no es pensar del Cielo. Ya, el no creer, te lleva al crimen y al adulterio, a robar la caridad donde otro la esté poniendo, no queriendo que practiquen las Leyes que son del Cielo.

Dijo uno:

Yo, cuando vivía vida con cuerpo, no podía darle intimidad al que no creía en el Cielo. Intentaba que vieran y que pensaran en el momento de la muerte, que esto llegaba. Y si malo era muerte sin avisar, peor era muerte avisando y no llegando.

Contaba hechos que yo había presenciado por seguir el mismo camino que mi familia había llevado.

Yo conocía a la madre de mi abuela, y los cuentos que contaba eran ayudas que al Prójimo había dado. Decía:

“Si no crees, no vas al sitio que otro cree. Y si no amas, es mejor que no vayas. Porque los sufrimientos tienes que ponértelos en ti, y ya Dios te manda”. 

Desperté, oí:

Cuando este hombre veía algo hacer, que Dios no mandaba, pronto daba la respuesta:

Piensa en el día de la muerte, que esto llega.

Y si malo es sin avisar, peor es muerte avisando y no llegando.

Estas muertes, cuando llegan, tienes que estar preparado del Amor que Dios al hombre, sin descanso, está mandando.

Creer en Dios te puede llevar a amarlo.

Pero si Lo amas, el creer te está sobrando.

El Amor te quita dudas que el que no ama, siempre en dudas está pensando.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C4

jueves, 8 de febrero de 2018

Arrobo y Dictado, no puede plagiar el hombre

En Sueño Profético decían:

Este Caso, hoy único, quedará tan amarrado por Dios, que el hombre no podrá reformarlo.

Las Palabras al espíritu y luego dichas al cuerpo, dictadas, éstas quedarán escritas y por el mismo hombre selladas. Porque Dios ha puesto este camino para que luego no puedan ser cambiadas. No puede ser cambiada la actuación que ha tenido el espíritu, ni la enseñanza que ha dado el cuerpo. Pues esto también quedará sellado –la obra en el Prójimo– sin poder el hombre cambiarlo.

Dijo uno:

El hombre no ayuda a edificar en el Camino de Dios, y cuando está edificado, intenta o quiere hacer reformación.   

Antes de que el cuerpo del Elegido abandone la Tierra, quedará todo sin poder hacer reforma.

Desperté, oí:

Arrobo y Dictado,
no puede plagiar el hombre.

Si no fuera Enseñanza,
quedaría en manos del hombre.

Y ya no saldría la cuenta
de esta Verdad tan gigante.

Todo lo que va de Dios
debería respetarse.

Porque sólo el reformar,
ya es falta de a Dios amarle.

El que dice “Dios me dice”,
no puede el hombre,
a este decir, llegarle.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C4

miércoles, 7 de febrero de 2018

Cuando tú quieres, no puedes fingir que no quieres

En Sueño Profético hablaban del espíritu y del cuerpo. Decían:

Hay cosas en tu espíritu que no las sabe tu cuerpo, porque tú las detienes cuando llega el momento, que es fingir lo que no estás sintiendo. Que esto se puede hacer en lo malo y en lo bueno. Pero en las cosas de Dios no puedes fingir Amor si por dentro no lo sientes, porque el cuerpo te descubre en tu cara y en tus gestos. Esto es madre con hijo en brazos que quiere ocultar que lo quiere. No podría hacer el papel. En cambio, si no lo quería e iba a dejarlo, haría el papel apretando y acunando aquello que no sentía. Esto sí puede tu cuerpo demostrarlo. Pero si el espíritu es de Dios –cosa que a Dios agranda–, tú no puedes taparlo haciendo el papel de que no lo amas.

Desperté, oí:

Va el Mensaje a que cuando tú quieres, no puedes fingir que no quieres.

En cambio, en el no querer, sí puedes hacer el papel y engañar, aunque sea por poco tiempo.

Pero el Amor a Dios tú no puedes fingirlo por papel o por convenio, porque este Amor pide que lo vayan viendo.

Decían que una madre podía fingir, sin querer al hijo, que mucho lo quería.

Pero quererlo y hacer ver que no lo quiere, no hay quien pueda hacer este papel, porque el Amor busca ser descubierto.

Pues piensa amar a Dios y poder guardar silencio.

Es más fácil hacer ver que Lo quieres sin quererlo, que quererlo ocultando este queriendo.

No puedes querer a Dios y vivir como el que no Lo está queriendo.

En cambio, el que no Lo quiere, puede fingir en algunos momentos.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C9

martes, 6 de febrero de 2018

Señor, no Te enfades por lo que pienso

Quedé dormida pensando a dónde ir para cundir y dar a conocer estos Escritos, que si el hombre quiere leerlos, ve que no son del hombre. Pensaba tantas cosas que me dormí diciendo: “Señor, no Te enfades por lo que pienso. ¡Si yo tuviera poder como Tú tienes…!”.

En Sueño Profético daban contestación:

Si recibieras el Mensaje con lentitud y viendo bien el desprecio del hombre, no hubieras llegado a tener el tercer Mensaje, porque el silencio habría ido en contra del Mando de Dios.

Dios no podía decir, cuando se hizo Hombre, que no era Dios, porque el hombre no quisiera su Presencia. No la quería ni la quiere.

El Nombre de Dios formaba la guerra, separó a padres e hijos. El que en Él creía, entregaba al hijo; y el que no creía, pero las razones le ponían la verdad de su Nacimiento, mandó degollar a todo niño que naciera en la misma fecha que Dios tenía anunciada a humildes y a poderosos.

El que aquí quería el silencio, iba en contra del Padre Eterno, que tenía su Nacimiento y Crucifixión anunciada por los Profetas. Lugar que Dios manda que digan lo que Dios dice en ellos para Enseñanza de los demás.

Desperté, oí:

Dios hombre
tuvo que hacer en el Templo
lo que no quería,
pero el hombre se Lo pidió.

Si el Mensaje es para el hombre,
tienes que buscar
donde más Lo quieran,
más Lo respeten y más Lo adoren.

Dios no prefiere,
es el hombre el que busca,
y Dios ya elige.

Busca más con la aceptación,
que con llamarlo.

Si acepta sin elegir,
ya elegido, va enseñando.

Si el desprecio al Mensaje
lo vieras bien, sin enfado,
ya no mediaría el Amor.

Sería Poder de Dios
haciendo su Mando.

Pero no Amor de Dios
al hombre mandando.

El empiezo del Mensaje
ha sido también mandado.


***

Libro 21 - Te Habla El Profeta - Tomo III - C3

lunes, 5 de febrero de 2018

Si Dios no permitiera, estaría el mundo acabado

En Sueño Profético hablaban del Permitir de Dios. Decían que cómo podía pensar el hombre que Dios no permitiera.

Si Dios retirara su Permitir, quedaría ese mundo sólo con tierra. Los mares los secaría para que nada viviera.

Si el hombre pensara lo que a Dios Hombre Le hizo el hombre, no le extrañaría que dejara su Permitir. Su Permitir es para que sirva de Enseñanza, para que el hombre vea que manda a un espíritu con sus Palabras y le permite al hombre que sea despreciado el Lugar que Él manda. Aquí ves que va Dios, porque el hombre no es ésta su actuación.

¿Quién va a dar la llave de su casa y luego va a implorar para que la puerta le abran, quede en el peor rincón y con cortedad pida todo lo que le haga falta? Esto no sólo un día, esto años y años.

El Dueño de los dos mundos permite para Enseñanza.

Desperté, oí:

Si dices “yo amo a Dios”,
desprecia su Permitir
y vive pensando Aquí.      
Y ya te irá la respuesta
de lo que es el querer de Dios
o el Permitir.

Vivir su Permitir
no es vivir amándolo,
como no sea el Elegido
que va llevando su Mando.
 
No confundas permitir
del que te lleva al pecado,
con permitir del que a Dios
sigue en el sufrir y más amando.

Si Dios no permitiera,
estaría el mundo acabado.

Dios permite ahí en la Tierra
por ser corto ese paso
hasta que el cuerpo lo entierras.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C1

domingo, 4 de febrero de 2018

El Amor a Dios es el que te pone fuerzas en el pensamiento

En Sueño Profético decían:

Si amaran, abrirían los ojos y verían, y los oídos les servirían para oír esto que baja del Cielo.

Si amaran, verían la postura del Instrumento: quiere hacer y no quiere; quiere hacer lo de Dios lo primero, sin ponerle preferencia a nada que exista en el suelo. Mando de Dios o sentir, siempre pone lo primero.

Si el hombre utilizara los ojos, los oídos y la lengua para todo lo de Dios ponerlo lo primero, entendería este Lenguaje como la madre cuando aprieta al hijo en su pecho.

Dijo uno:

El Amor a Dios es el que te pone fuerzas en el pensamiento, y ya tus palabras van abriendo puertas para este “Diciendo”, que Dios da su Mando para que lo vayan cundiendo.

Tu repetir siempre sea:

“Dios me dice..., Dios me Manda..., Dios quiere que esto así se haga...”

El que esto así no acepte, no le oigas sus palabras, que las manda el abogado del Diablo, que éste se presentó cuando Dios vivió con Cuerpo. Pero Dios lo retiraba con Palabras o con su Brazo. También lo sacaba del cuerpo del que quería curarse, o para que vieran que su Poder le podía al engaño.

Desperté, oí:

Vieron que era Dios –aunque veían a un Hombre – en el Poder, en el Amor al Prójimo y en la forma que daba el Perdón.

Le oyeron muchos estas Palabras:

Quiero que te oigan lo que vas a hacer, pero no lo que has hecho. Lo que vas a hacer, acerca a mi Reino. Lo que hiciste, ya pertenece al Perdón, y el Perdón lo dirá o guardará en silencio”.

“Yo sé lo que vas a hacer, pero no los que te están viendo”.

“Si lo oyen de tu boca, puedes hacer a hombres que te sigan y del mal huyan contentos
”.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C3

viernes, 2 de febrero de 2018

El Amor a Dios te hace que conozcas lo de Dios o lo del hombre

En Sueño Profético hablaban de Dios y del hombre, de la duda que siempre ponía el hombre en lo de Dios. Decían:

Si eres hombre de Dios, no puedes tener duda cuando te digan esto o aquello está haciendo Dios. Lo que sí te notarás serán deseos que te quitarán la tranquilidad, por oír o ir a ver donde Dios da sus Palabras o deja huella para que vean que Dios visitó con su Poder o con su Presencia aquel Lugar, para que el hombre no olvide su Presencia en el bien o en el mal.

Dijo uno:

La duda no puedes evitar que se presente, pero si no le abras la puerta, la duda no entra y no te mortifica la Fe que tú tengas.

Da mal ejemplo el que a Dios dice que ama y duda pone y no acude para cundir lo que aquí pasa.

Cuando hay Fe, esta Fe te da alegrías, te quita dudas y ves normal que Dios esté entre el hombre que cree en Él y se ofrece a cundir sus Palabras.

Desperté, oí:

Dice mal creer en Dios, hablar de lo que dejó dicho y no buscar lo que hoy está diciendo.

Pero está peor leer “y vendrá mi Espíritu”, y no acudir teniendo el Lugar cerca, por si pudieras morir sin tiempo de arrepentimiento.

El Amor a Dios te hace que conozcas lo de Dios o lo del hombre.

Lo del hombre es escalera que subes y bajas.

Lo de Dios es subida que el hombre jamás puede bajar ni pasar.

Que la duda no le va, porque no tiene palabras que puedan justificar que Dios no da estas Palabras.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C6

jueves, 1 de febrero de 2018

La humildad se niega por ser Dios el que le habla

En Sueño Profético hablaban del místico, del contemplativo y del que Dios cogía de Instrumento para que repitiera lo que Dios le daba para el hombre.

Este Instrumento, si lo sigues, ves Mando y reacciones que no son de místico ni de contemplativo. Ves fuerza arrolladora y desobediencia a la palabra del hombre. Ves Sabiduría de tal importancia, que a más sabiduría de la Tierra, más sube esta Sabiduría Divina, sin poder llegar el hombre.

A este Lugar lo verás humilde si no intentan reformar estos Escritos. Si intentan hacerle reforma, para mejorar lo que Dios le ha dicho al espíritu en el Sueño Profético y luego al cuerpo le manda que escriba, verás que la  humildad del Instrumento se retira, porque ya no ve delante Amor que a Dios siga, porque el Amor a Dios se conoce por aceptar y ver bien lo que Dios diga.

Desperté, oí:

No es lo mismo hacer para ti, que hacer para enseñar.

Y no es lo mismo hacer tú tu mismo mando, que hacer Mando que Dios te está mandando.

Esto, para comprenderlo, tienes que hacerte párvulo, y Dios ya te da premio.

No compares nunca nada con el que Dios le dice: “Ve y publica mis Palabras”.

Aquí la humildad se niega por ser Dios el que le habla.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C3