sábado, 6 de mayo de 2017

Dios da Poder al espíritu

En Sueño Profético vi la Imagen de Dios Hombre, que no podría describirla si no me la dictaran. Venía como andando, pero no había suelo. No se le veían los Pies. Su Cuerpo traía una túnica blanca, más bien tirando a cruda. Sus Brazos los traía abiertos, como está en la Cruz, pero sin Cruz. La manga colgaba mucho de sus Brazos. En su Gloria Lo vi normal, en la Tierra no sé explicarlo. Quise pedirle y no pude, y tampoco reverenciarlo. No es ésta la palabra, es que faltaba el suelo y el cuerpo. Sólo dije: ¡Señor! Y fue desapareciendo, y siguieron hablando:

Dios, Campanas sin sonido,
en el espíritu que entra.

Dios, que el silencio a Él se ofrece
para formar el escándalo.

Dios, que sus Brazos te dan Vida
y no te llega la muerte.

Dios, que al mundo se entrega
y el mundo Le da muerte.

Desperté, oí:
Dios da Poder al espíritu,
para que el espíritu suelte el cuerpo,
venga a su Gloria
y vea a Dios con Cuerpo.

Brazos que Dios ofrece,
refugio de los lamentos.

Brazos que están sin clavos,
sin Cruz que los hombres Le pusieron.

Este Dictado no es digno de oírlo
aquel que no ame al Cielo.

Si lo oyes con Amor,
tú también notas consuelo.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C1