martes, 27 de junio de 2017

Los porqués que el hombre a Dios le manda

En Sueño Profético hablaban de escandalizar estos Mensajes y de los porqués de Dios. Eran dos enseñanzas distintas, pero las dos son de Dios, como todo lo que ya baja del Cielo es enseñanza superior a la que pueda dar el hombre. Decían:

Cundir estos arrobos es obedecer a Dios y dar testimonio de su Gloria –que tanta falta le hace al hombre–, pensar y meditar que la Vida no tiene muerte, que la Vida es inmortal y que queda una Vida de cada cuerpo que muere. Si esto no lo aprende ni lo enseña el hombre, cada vez será mayor la mortalidad y el pecado que hace el hombre, mortalidad de violencia y dando premio al pecado.

Si el hombre pensara y enseñara que nunca puede ser muerto, se acabaría el crimen y la violencia y no practicaría el pecado, porque sabe que no premian, al contrario, quedaría apartado, como la carne con lepra.

Desperté, oí:

También hablaban en este arrobo
de los porqués que el hombre
a Dios le manda.

Hay porqués que ofenden tanto,
que si Dios les respondiera,
gritos oirías y llantos.

El hombre oye del hombre,
y antes lo ha oído Dios
decir estas palabras:

¿Por qué me pasa esto?
¿Qué Te he hecho yo?

Si eres Dios,
¿por qué consientes la injusticia?

Si eres Dios,
manda castigo.

Si eres Dios,
¿por qué consientes que queden viejos
y mueran niños?

Al mandarle estos porqués,
ya no puede ser Dios tuyo.

Al hombre es imprescindible
enseñarle desde niño
que su cuerpo será muerto,
pero jamás el espíritu.

Que  éste presenta cuentas
del bien o del mal que hizo.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C1

lunes, 26 de junio de 2017

Cimientos Divinos

En Sueño Profético decían:

Este Mensaje es para que el Elegido actúe y dé respuesta como Aquí le han dado el Mando al espíritu. Ella que presente los Libros, que son los que llevan estas Palabras, y el Mensaje del día, o sea, el del 11 del 9 del 82, y alguno del año que está viviendo.

Viendo la torre y el plano de los cimientos, ya ves cómo la torre la han hecho. Pues al leer el primer Libro ves Cimientos Divinos. Y al leer el Mensaje del día ves a Dios actuando.

Desperté, oí:

Libros y Mensaje del día,
no hay mayor justificante
para que el Amor pongan de firma.

Esto es grano de trigo en espiga,
que quisieran decir
que es olivo o aceituna.

¡Qué difícil pone el hombre
lo que Dios,
sencillo manda del Cielo!

Y qué sencillez le ponen al pecado
y a lo que está en contra del Cielo.

Y a romper los Mandamientos,
que primero Dios
manda que escriban en piedra.
Y después Dios se hace Hombre,
y con Amor al hombre enseña.
 
Compara Escritos y acción,
y verás de Dios Presencia.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C2

viernes, 23 de junio de 2017

Pon tu espíritu al mando de Dios

En Sueño Profético vi una nave grande y en el centro una mesa. Esta mesa era estrecha y larga, y una jarra encima de la mesa. Esta nave tenía unas ventanas que al mirarlas te decían la anchura de los muros. El suelo era enladrillado, y los asientos estaban debajo de la mesa, o sea, que cuando no servían, ese era su sitio.

Ya dijo uno:

Aquí se reunían los Discípulos en espera de su Maestro, y también fueron algunos admitidos de los que Lo buscaban con la firmeza de que era Dios en la Tierra.

Yo Le oí Palabras que sentías alimento en tu cuerpo y no echabas de menos la comida, que son estas que mandan que queden escritas.

Entristeceos cuando mi Mando no os llegue. Y si mi Mando doy a otro, es porque en su espíritu hay deseos de obediencia a mi Mando. Yo Mando cuando tengo que mandar, pero si mi Mando es deseado, llegan más glorias a mi Gloria, y mi Padre en Mí, manda más Mando”.

Desperté, oí:

Cuando oías estas Palabras
te sobraba la comida
que ya habías preparado.

No porque no quisieras,
era que el olvido había llegado.

Nunca los veías tristes
ni oías: “estoy cansado”.

Este Mando daba Vida
y Vida iba dejando
en los sitios que decían:
“El Maestro nos ha mandado”.

Si quieres que Dios te mande,
pon tu espíritu a su Mando.

Y siempre estarás contento
y no te llegará cansancio.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C2

jueves, 22 de junio de 2017

Dios está sufriendo más que yo

En Sueño Profético decían:

Hay quien busca a Dios cuando en la Tierra le niegan lo que pide. Y mayoría de veces es mandándole a Dios o refiriéndole lo que a otro Le dio.

Dijo uno:

El hombre, pocas veces Le pide a Dios y acepta lo que Dios le da o permite que pase. El hombre, pocas veces recibe alabando a Dios. Y cuando Dios permite, no piensa: “Dios está sufriendo más que yo”.

Si el Permitir de Dios no existiera, no habría mundo de materia.

Que haga el hombre un pensar: ¿en qué tiempo Dios dejaría al hombre sin vida? ¿Y al Sol, que Sol no hubiera? La lluvia, que no tuviera descanso subiendo el agua al cielo, y el cielo echando agua en defensa del Dios Eterno. Que a esta defensa se unirían todos los que están en el Cielo, que están viendo cómo el hombre Le manda a Dios los sufrimientos.

Desperté, oí:

Debería el hombre pensar,
que si él sufre mientras está en ese mundo,
Dios sufre mucho más.

No quiere que pierda su Reino
y no quiere castigar.
Le ofrece Amor en Palabras
para al espíritu alimentar.

Y no tiene tiempo el hombre
para cundir y esparcir
estos Mensajes del Cielo    
que tanto precisa la Humanidad.

Humanidad que, por fuerza,
tiene ese mundo que abandonar.

Pídele a Dios lo que quieras,
pero pídele sin mandar.
Ten confianza en su Amor,
y su Amor no faltará.

Y antes de que tu Le pidas,
su Amor, dándotelo estará.

Vivir sin este Amor,
por fuerza hace pecar.

Porque el pecado acampa
según tu debilidad.

Él sabrá cómo meterse
para que lo veas normal.


***

Libro 24 - Dios No Quiere Permite - Tomo IV - C4

miércoles, 21 de junio de 2017

“Dios me manda”

En Sueño Profético decían:

Tu mando sea duro en defensa de esta Gloria. El que quiera, que lo cumpla, y el que no, ciérrale puertas. Si esto ahí no lo prefieren, es moneda que no es buena y quiere seguir rodando, engañando al que puede.

Dijo uno:

¿Cómo no se darán cuenta del sufrimiento que arrastra el que Dios le da Poder para decir “Dios me manda”, y que sea recibido como el que menos haga falta? Ésta no es la postura hacia el que Dios le habla. Éste debe ser reclamado para oír lo que Dios le habla, que escrito ya Dios deja para que sirva de Enseñanza. Pero el pedir y el suplicar, Dios manda que el Instrumento no haga.

Sea el mando de ella, que antes de Aquí le han dado, que este mando queda ya de varias formas mandado.

Desperté, oí:

No puede ser este abandono ni del Representante de Dios ni de seglares que puedan romper este silencio que tanto daño a Dios le hace.  

¡Qué fuerza tienen los espíritus del mal, que hacen que veas bien el retirarte de las “Palabras de Dios diciendo”, por lo miserable que la Tierra da!

Que es una sepultura a tu cuerpo y un nombre con altura en la alta sociedad.

Que el Tribunal de esta Gloria rechaza el nombre, si el nombre de Aquí no va.

Es más miedo que vergüenza, si te pones a pensar, que no haya un Representante que a Dios quiera representar las Palabras que a diario en un Lugar hablando está.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3

martes, 20 de junio de 2017

Deja bien en el Prójimo

En Sueño Profético decían:

No hay cosa que de más Paz, que dejes bien en el Prójimo. Pero para hacer el bien tienes que amar a Dios primero.

Dijo uno:

Si no eres de Dios, tu bien queda en la Tierra y no cuenta Aquí en el Cielo. Porque hacer el bien por el hombre, es para que digan “es bueno”, y para esto elige sitios y momentos.

En el bien que haces por Dios, piensa que Él te está viendo, y lo harás con alegría y sin cansancio, y más queriendo que te busquen y que te llamen, sea sano o enfermo. Lo que sí quieres oír es que a Dios Lo llamen con ruegos, contentos, poniendo la confianza en que Dios todo puede hacerlo.

Si piensas: “Si hizo en el mar camino, y en la Madre Virgen sus Palabras cogieron el sitio del varón”, ¿qué te puede extrañar de lo que Dios haga ya?

Desperté, oí:

No hay documento
que más acredite que esto es Dios
que los cuerpos enfermos
que reclaman la presencia
del Elegido por Dios.

Todos sienten algo.

Unos, en la enfermedad.
Otros, en el ánimo.

El ánimo engaña al cuerpo
y puede curarlo.

Y la ayuda material
te retira de caminos,
que el pecado
allí te puede llevar.

Cuando el día ya se ha ido,
y haces en el día pensar,
ves las alegrías que has dejado
en las camas del hospital.

Si a Dios el hombre
lo llevara por dentro,
la acción saldría por fuera.

¡Y esto sí es hombre bueno!

Porque acción de Dios
es levantar al caído
y buscar al enfermo.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C5

lunes, 19 de junio de 2017

La Fe, Esperanza y Caridad es lo que le falta al hombre

En Sueño Profético hablaban de la Fe. Decían:

La Fe es tan necesaria para el espíritu como el agua para el cuerpo, con la gran diferencia de que el agua hace otro líquido, con otro nombre, y a ella ya no se nombra, aunque el líquido salga del agua.

Pero la Fe es confianza que mandas al Único Dios que hay, que te recuerda que vivas Fe, Esperanza y Caridad. Estas tres palabras sujetan acción y palabras para que no muera la Fe.

Dijo uno:

La Fe, si la practicas, cuenta con sitio en la Gloria. La Fe no tiene final, por existir Vida Eterna. Tiene final para el que ve morir y no cree en esta Existencia. Pero el que tiene Fe y sabe que Dios espera, ya vive esa esperanza, que no tiene compañera para que puedas cambiarla por otra mejor que hubiera.

Desperté, oí:

La Fe, Esperanza y Caridad
es lo que le falta al hombre
para mandarle a Dios glorias.

Sin la Fe no andas camino.

Sin la Esperanza, no esperas.

Y siempre tendrás vacío,
y alegría no te llega.

La Caridad ya te acerca
a que pienses en cojo
que veas con las muletas.

Pensamientos en Caridad,
ya Dios te manda trabajo
y también un buen jornal.

Lleva siempre contigo
la Fe, Esperanza y Caridad.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C2