viernes, 21 de julio de 2017

¡Cuántas lágrimas va a echar el que aquí tiene puesto el desprecio!

En Sueño Profético se oían varias veces estas palabras:

¡Cuántas lágrimas va a echar el que aquí tiene puesto el desprecio! Que no lo tiene puesto por dudas, es que a Dios no quiere verlo con las palabras que el Instrumento diga que le han dicho Aquí en el Cielo.

¡Cuántas lágrimas tienen que echar los que están cerca y los que están lejos, y que supieron que esta Verdad es dichas por Dios Hijo, y que escrita está para que el hombre no tenga sitio para escapar, diciendo: “Aquello, ¿será verdad?!

Leerlo y poner dudas es apartarse de esta Gloria Celestial, sitio del que sale la vida, y cuando llega a la Tierra, ya llega con Libertad para que quiera o no quiera al que la vida le da.

¡Cuántas lágrimas va a echar el que aquí tiene puesto el desprecio!, con la claridad que lleva todo lo dicho en el Cielo.

Dijo uno:

El hombre no quiere a Dios, y cree que esto lo lleva en secreto, y la Sabiduría de Dios lo deja al descubierto.

Desperté, oí:

¡Cuántas lágrimas va a echar el que aquí tiene puesto el desprecio!

¿Quién puede oír presentar unas Palabras que Dios dijo y hoy igual las sigue diciendo?

Igual, la Palabra. El tema, Dios Poderoso no va a copiarlo.

Pero el que cree, aunque no ame, ve Sabiduría igual a la que tenían los Profetas, que Él los mandaba hablar cuando bajó a la Tierra.

Y antes de hacerse Hombre, el Padre los mandaba igual, para que el mundo supiera que Dios bajaría a la Tierra.

Y quedara al descubierto aquel que a Dios no quisiera.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3

miércoles, 19 de julio de 2017

Vivir de Dios Presencia

En Sueño Profético decían:

Debería el hombre, en vez de tener este abandono donde Dios se comunica, tener como uno de los más grandes milagros el poder conocer el Lugar y oír Palabras que horas antes dijo Dios a este espíritu.  

Si el hombre pensara esto que mandan que quede escrito, el que pidiera milagros, tendría que decir:

¡Dios mío,
viví de Ti retirado,
porque la Tierra en mí pudo
y no Te pedí milagro
para buscar el Camino
donde Tú, sin escondrijo,
dabas Mensaje diario,
y yo cogí otro camino,
despreciando el milagro!

Desperté, oí:

Hay quien pide milagros para el cuerpo,
y el espíritu lo retira de Dios.

Hay quien pide a Dios lo temporal,
porque en lo Eterno no cree.
Lo temporal te abandona.
Lo Eterno siempre te quiere.

El hombre cunde el desprecio a Dios
y también lo contagia,
y ya no existe milagro,
que es el que la Gloria gana.

Debería el hombre pensar,
mientras pisara la Tierra,
que no hay milagro mayor
que vivir de Dios Presencia.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C6

martes, 18 de julio de 2017

El resplandor de Mis Palabras

En Sueño Profético decían:

Al que Dios le da sus Palabras, hace el uso de ellas que el Espíritu de Dios le manda. Si así no fuera, nada quedaría con la claridad que aquí queda.

Estas Palabras son para todos, pero todos no presentan el mismo Amor ni la misma Obediencia.

Dijo uno:

Hay quien está oyendo al que Dios manda y, si no de palabras, en secreto, no está aceptando lo que está oyendo y viendo.

Cuando se acepta pensando en Dios, tu espíritu lo escribe en tu cara, aunque las letras no estén claras.

Dios Hombre, llamado por sus Discípulos como Maestro, les enseñó cómo y dónde tenían que decir las Palabras que Él les daba, para que el que quisiera, aprendiera y practicara. Había familias que formaban la guerra cuando oían: “esto dice el Maestro”.

Desperté, oí:

Siendo los zapatos para los pies, no se pueden poner todos los pies los mismos zapatos.

Esto no se puede remediar.

Pero el hombre, sí podría remediar que no hubiera un hombre que el Mando de Dios no lo entendiera.

En una empresa, no puede hacer el más listo lo que el torpe hace.

Pero el comprender la Palabra de Dios, no tiene diferencia de clases.

El que más quiera servir a Dios, más entiende el Mensaje.

Estas Palabras que aquí están, fueron dichas por Dios Hombre a sus Discípulos:

Os costará más trabajo hablarle a diez que duden de mi Presencia, que a cien que en Mí crean”.

“Guardad silencio donde Yo os diga que no están preparados para oír mis Palabras”.

“Mis Palabras tienen que oírlas con el resplandor que mi Padre pone en Mí”.

“Que este resplandor es el Amor, que no puede ocultarse
”.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C4

lunes, 17 de julio de 2017

Cumple el Mando de Dios

En Sueño Profético hablaban de hacer el bien y querer que más lo hagan; de practicar la Caridad y enseñar a practicarla; de que la palabra “bueno” no se la ponga aquel que a Dios no ama. Que el bueno lejos de Dios es bueno para las leyes que mandan, pero no es bueno para el Cielo, y ya, ni sirve a Dios, ni Dios le manda.

Dijo uno con el Mando de Dios:

El hombre utiliza la palabra “bueno” para la mayoría de personas u objetos que van en contra de Dios.

Hombre bueno sin poner a Dios delante ni defenderlo, ya estás ofendiendo a Dios si le llamas hombre bueno.

Lo bueno tiene que ser hacer lo que Dios Hombre hizo cuando vivió de Hombre, y dejó escrito con el nombre de Evangelio. Que Evangelio es su Palabra al alcance de todo el que quiera vivirla. Que si la vives con Amor y la cundes con tus hechos, ya te va el nombre de “bueno”, aunque para los buenos del hombre no seas tan bueno.

Desperté, oí:

Cumple el Mando de Dios,
y ya te sobran
muchos mandos que da el hombre.

Haz el bien pensando en Dios,
y tú verás que Dios responde.

Si eres bueno de Dios,
te están sobrando las leyes
para que no mates ni robes.

Para que no te hagas dueño
de lo que dueño no eres.

Para que respetes recato
donde recato se encuentre.

El bueno de Dios
es insignia transparente.

Que va dentro de tu cuerpo
y la ve todo el que quiere.

Búscale otra palabra
al bueno que a Dios no quiere.

Porque la palabra bueno
es de Dios de donde viene.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C3

domingo, 16 de julio de 2017

Yo siempre fui detrás de Ti

En Sueño Profético decían:

Pídele a Dios la lepra o que tu cuerpo se quede paralítico antes de darle desprecio a cundir las Palabras que Él manda dictar en el Cielo. Que primero es al espíritu sólo, y luego, al espíritu con cuerpo.

Pídele a Dios la lepra o que tu cuerpo se quede sin movimiento, que estas enfermedades Dios las cura, y si no, hoy no están en el Cielo con cuerpo.

Pídele a Dios la peor enfermedad antes de que acampe en ti el desprecio a los que dijo Dios o a lo que está diciendo.

Si creyeran en esta Existencia, buscarían al Instrumento.

¿Quién puede tener comida y decir: “Yo estoy hambriento”? ¿Y ver el agua correr, no beberla y decir: “Yo estoy sediento”?

Esto no se justifica. En cambio, el Instrumento justifica, en cada paso que da, un tremendo sufrimiento, y a Dios le pide con ganas: “La muerte antes de que yo no haga, Señor, todo lo que Tú me mandes”.

Esta petición es dicha pocas veces de palabras.

Desperté, oí:

No puede entender, el que no ama a Dios, pedir ser leproso o paralítico antes de dar desprecio a las Palabras de Dios.

Pero si piensas en la muerte que a tu cuerpo llegará, con lepra, paralítico, o dejando unos minutos de respirar, para que certifiquen “difunto ya”, ¿qué más da la enfermedad? Lo que importa es decir:

“¡Señor, yo siempre fui detrás de Ti, esperando tu mandar!”.     


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C2

viernes, 14 de julio de 2017

Al silencio le da olvido a la Palabra que Dios manda

En Sueño Profético decían:

Tu consejo sea dado al que lo pida sin temores y sin miedo. Porque tu consejo ha llegado de este Cielo, por ser Portavoz de Dios para acarrear al Cielo. Ya tiene que estar contento el que piense: “yo pedí consejo primero”. Pero antes de pedirlo, tienes que pensar: “voy a oír lo que haría el Instrumento, que él contesta por él, no por mí”.

Dijo uno:

El que conoce un Lugar que Dios le arroba su espíritu y le dice “publícalo”, conociendo este Poder, no debería respirar sin pedir opinión. Que no se la pide a él, que se la pide a Dios.

Si Dios no fuera Dios,
detrás del hombre no iría,
y no haría de Pastor,
buscando ovejas perdidas.

Que es a lo que a la Tierra bajó.  

Si Dios no fuera Dios antes que Poderoso, el mundo ya no existiría, como antes de hacer el mundo.

Desperté, oí:

Hoy ha habido alegrías y corajes, por ser la Constancia de Dios en sus Mensajes.

Alegría, para los pocos que Lo aman.

Y corajes, para los muchos que Lo desprecian, aunque lo quieran ocultar.

Este ocultar es para el mismo hombre. Para el Portavoz de Dios es conocido, porque el espíritu le lleva la Palabra en el sentir que Dios le manda.

El hombre dice silencio; y Dios, que suenen campanas.

Al silencio le da olvido, y escándalo, a la Palabra que Dios manda.


***

Libro 31 - Te Habla el Profeta - Tomo IV - C2

jueves, 13 de julio de 2017

Si crees en el pasado, tienes que creer en el presente

Quedé dormida pensando: ¡Yo no voy a mandar a nadie más! ¡Que cada uno viva como quiera!

En Sueño Profético decían:

Tú no mandas, tú obedeces el Mando que tu vivir a Dios pidió.

Que este Mando, no es sólo Mando, es Mando con Enseñanza. Unas veces es dicho de Palabras, y otras es al sentir, que ya sobran las palabras y practicas el sentir.

Hay Mandos que son sólo Mandos sin Enseñanza. Pero este Mando, enseña a practicar lo que viene Aquí y lo que queda ahí.

Dijo uno:

Este Mando, si lo sigues, ves Pastor de Dios, que lucha por poner cada día el rebaño mayor.

¡Es de pena para el Cielo y de vergüenza en la Tierra, que tenga que estar este Mando entre tanta indiferencia!

¿Qué puede decir a Dios, el día que su cuerpo muera, el que representa a Él con sus Palabras en la Tierra?

¿Quién podrá decir, que viva en este lugar, que este Caso no conoce?

Si esta respuesta da, mal representación hace, por que no acude, y si no acude, no es Representante de Dios, es una profesión que él eligió.

Y seglar creyendo el Evangelio, no puede tenerle a Dios reservas y no entregarse al Mando que hoy Dios da.

Desperté, oí:

Compara: si crees en el pasado, tienes que creer en el presente, si ves Palabra de Dios.

Esto, silencio no tiene.

El que le ponga silencio, ya no es de Dios.

Dios bajó a la Tierra y mandó que sus Palabras fueran publicadas donde hubiera suelo y hombres.

Los que esto recibían, tenían que no guardar silencio.

Iban mandando el Mando que recibían.

Pero ellos, no mandaban.

El que mandaba, sin recibir su Mando, El Maestro no lo tenía, porque podía ir haciendo daño.

El que diga “Dios me ha dado Mando”, tiene que tener de Dios el poder justificarlo.

Que aquí no cabe la duda, por los 29 años.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C4

miércoles, 12 de julio de 2017

Quiero estar viva para Ti y muerta para la Tierra

En Sueño Profético se vio una avenida llena de gente. Se veían de espaldas, no de frente.

Dijo uno:

Si al que ama a Dios y servirle quiere, le saliera una luz en la cabeza, que todos la vieran, pocas luces verían, porque de este Amor escasea el hombre.

Al hombre pídele para el hombre, y si al que le pides sabe que es para un hombre importante en la Tierra, de momento cogerá caminos y servido quedarás. Pero para Dios ponen la frontera.

Si el hombre pensara en la vida del cuerpo, a Dios no Le negaría nada.

Y antes de pedirle el hombre a Dios, con alegría lo daría, a pesar de los siglos que han pasado que Dios bajó a la Tierra y se hizo Hombre y enseñó al hombre que lo primero fuera el amarse.

Habiendo Amor, habría Paz, y esta Paz haría contacto en el Cielo. Las Palabras de Dios quedan escritas, pero la falta de Amor y que otros crean que ahí termina la vida, hace que la Paz no reine.

El hombre necesita que no le falte el pensar en los muertos que estuvieron vivos como está él, y que llegando la muerte, Aquí, el documento que sirve son tus hechos.

Desperté, oí:

Tiene que repetir la Gloria, que si el hombre desprecia sus Palabras, dichas antes de Su Venida, dichas cuando vivió de Hombre en la Tierra, y que hoy las sigue diciendo y manda que las escriban, al conocerlas y despreciarlas, el día que su cuerpo muera, Aquí no podrá entrar.

Si al que ama a Dios y quiere servirlo le saliera una señal, sería gran pena que el que amando a Dios, esta señal no viera.

No puedes querer a Dios sin tener estas palabras en tu memoria y tu lengua: “Señor, mándame lo que Tu quieras. Si tu Mando despreciara, llévate mi vida, y mi carne déjala muerta”.

“Porque si yo no Te sirvo, yo ya me doy por muerta”.

“Quiero estar viva para Ti y muerta para la Tierra”.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C5

martes, 11 de julio de 2017

Camino preparado

En Sueño Profético recordaban escenas que yo había vivido. Se vio la ciudad y luego el campo. Se oían risas y luego llantos. Se vio una cama y un hombre enfermo llorando. No salían lágrimas porque el llanto era por dentro, que es el que da más sufrimiento. Decían:

Le han retirado el hijo y le han acercado el contagio. Tiene que vivir momentos de angustia, tan sólo en Dios confiando. Porque el hombre asegura que jamás tendrá ya curación para volver a la vida que en la ciudad se ha dejado.

Desperté, oí:

Si este transcurso vivió,
siempre en Dios confiando,
¿cómo extraña,
al que conoció esto,
que Dios hoy le dé Mando?

Fue dejar comodidad y silencio,
por no poder detener
aquellos momentos
tan inesperados y malos.

Fue poner una muralla
y dejar vida a otro lado.

Sin esperanzas para el hombre.

Para Dios, era ya
camino preparado.


***

Libro 31 - Te Habla el Profeta - Tomo IV - C3

lunes, 10 de julio de 2017

El día que el tiempo se enfrente, se acabó el adelanto

En Sueño Profético decían:

El mundo está desbordado por la abundancia que hay de veneros de pecado. Ya, el espíritu del mal ha acostumbrado a que los ojos y los oídos vean y oigan que nada sea malo.

Que los ojos vean cuerpos, en público, desnudos… ¡Eso no es malo!

Que ves que con un solo disparo, que a ti o a otro le toca disparar, ves como alfombras a hombres matados. ¡Tiene que ser así! ¡Son tiempos de adelanto!

A los oídos no les va oír Paz y vivir recato.

Robar, matar y adulterio, ya lo ven como el tiempo: hoy hace sol, mañana nublado, pasado lloviendo.

Este ver y oír se ha ido cundiendo, y raro es el día que no oyes: “Han matado… Han robado…”.

¡Maldito adelanto, malditos inventos, que roban la Paz y abren las puertas del Infierno, con el pregón: “No es nada malo…”!

Desperté, oí:

Comparaban
lo que está en contra de Dios,
con ríos desbordados,
que arrastran sin compasión.

Con la gran diferencia
que el río es inevitable,
y el hombre hace el invento
para arrastrar
a que practiquen pecado.

Es sencillo el pensar
que el hombre se está acostumbrando 
a ver matados, a ver adulterio,
y a oír con el documento de la lengua:
“¡Los tiempos han cambiado!”.

El día que el tiempo se enfrente,
se acabó el adelanto.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C5

domingo, 9 de julio de 2017

Si se juntaran los hombres que dicen que a Dios Lo aman

En Sueño Profético decían:

Si se juntaran los hombres que dicen que a Dios Lo aman, verían quién dicta estos Escritos y quién los manda.

Si se juntaran los hombres que dicen que a Dios Lo ama, si entre ellos hubiera quien desmintiera estos Escritos, pronto le saldría a la cara, como al que vendió a Cristo. Nombre puesto después de Matarlo en público y ponerlo crucificado hasta que se fue el Espíritu para el hombre enterrarlo. Y luego, con su Poder, se trae el Cuerpo a su Gloria. Que todos pudieron ver tierra movida, fosa vacía. Que ya, con Cuerpo, fue anunciado por Él. Pero el hombre no creía y, el que creía, no quería ver su Cuerpo otra vez.   

Desperté, oí:

Pocos fueron lo que lloraron con Amor y con deseo de haber querido ver siempre el Cuerpo de Dios hecho Hombre, Salvador y Maestro.

En cambio, hubo lágrimas de temor y arrepentimiento, cuando vieron milagros y sintieron sus cuerpos enfermos.

Se traían a su memoria lo que muchos hombres vieron: andar a los paralíticos, darles vista a los ciegos, hacer que resucitara el que ya estaba muerto. Los mudos salían hablando, y se oía: “Maestro, Tú me has curado”.

Pero Él no se hizo Hombre para esto.

Se presentó ofreciendo su Reino, que es Lugar Eterno.

Eternidad que no busca el que no quiere a Dios con Cuerpo.

Si se juntaran los hombres que dicen que a Dios Lo aman, no podrían tener ocultas estas Divinas Palabras.

Y puede que a muchos hombres, del pecado apartaran.

Que pregunten y hagan público si hoy puede presentarse alguien con estos Escritos.

Que tanto necesita el hombre en estos tiempos que vivimos.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C2

jueves, 6 de julio de 2017

El enseñar de Dios, es que Dios te premia

En Sueño Profético decían:

Cuando tú amas a Dios, todo lo haces con alegría. Pero es alegría mayor
cuando te piden: ¿por qué no me haces esto para Dios? Aquí te da
alegría, pero alegría con pena, si piensas: ¡Tener que pedir Dios,
cuando era para que estuviera todo el que pisa la Tierra ofreciéndose,
diciendo: “qué quiere Dios de mí, si todo lo que me pida es suyo, porque
 Él antes me lo dio a mí! Me dio y me deja que sea dueño, para que con
lo que es suyo yo pueda a otros servir, con su salud, su tiempo y su
dinero”. Con este pensamiento que el hombre hiciera, vería que él estaba
 viviendo siempre con un préstamo sin fecha, y que el dueño no era él,
para que Dios le pidiera.

Aquí tienes para aprender y enseñar para que aprendan.

Desperté, oí:

Si tú aprendes,
por fuerza enseñas.

Pero tienes que amar a Dios,
porque este enseñar
no es de la Tierra.

El enseñar de la Tierra,
tienes tú que pagarlo.

El enseñar de Dios,
es que Dios te premia.

Hazle servicio a Dios
en aquello que tú puedas,
y piensa que lo que haces,
es que quiere Él que quieras.

Que si piensas esta frase,
“es que quiere Él que quieras”,
te dan ganas de vivir,
porque ya vives la Gloria.

Allí sirves en espíritu,
y Aquí, con espíritu y materia.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C1

miércoles, 5 de julio de 2017

Donde no hay Paz, no puede estar Dios

En Sueño Profético decían:

Donde no hay Paz,
no puede estar Dios.
Y donde hay pecado,
tampoco.

Ya, cuando Lo persiguen,
Él hace Presencia.
Presencia, con tal Poder,
que anula la inteligencia
que el hombre tiene de Tierra.

Es inteligencia de Tierra,
porque se queda en la Tierra.

La Inteligencia Divina
hace Enseñanza en la Tierra,
pero su sitio es la Gloria.

Es Inteligencia para enseñar a profesores
que hay otro Mundo sin Tierra,
donde ya no se ensucia el hombre
con la maldad de la Tierra.

Dijo uno:

La Tierra engaña al hombre.

Por mucha inteligencia que tenga,
ya lo llevará a caminos
que él con alegría acepta.

En unos se verá el pecado.
En otros,
con difraz de bueno se lo presentan.

Pero si estudias el sitio
o el resultado que deja,
tú ves que allí Dios
no puede hacer Presencia.

Desperté, oí:

Dios y vida que no es Dios:
no puede estar Dios.

Dios y pecado:
no puede estar Dios.

Pecado llamando a Dios:
Dios va al pecado.

Guerra queriendo la Paz:
Dios acude a la guerra.

Al que Lo persigue,
Dios lo aparta,
y al apartarlo, se condena.

Donde el hombre ve menos pecado,
más apartado se queda,
porque el perseguir
es querer el hombre
que Dios no haga Presencia.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C6

martes, 4 de julio de 2017

Si Tú perdonas, Señor, yo el perdón no lo niego

En Sueño Profético hablaban de la caridad al espíritu y al cuerpo. Decían:

Hay quien hace caridad y no cuenta Aquí en el Cielo.

Hay quien levanta al caído y, en la forma de cogerlo, a Dios ya Lo está ofendiendo y dándole la moneda a Satanás, diciendo: “estás viendo”, en vez de decir: “Señor, gracias, que yo soy el que levanto y no estoy en el suelo. Gracias por esta abundancia, que convierte en abundancia mis deseos. Que si Tú no me los dieras, no levantaba del suelo. Gracias Señor por yo hacer lo que Tú hiciste y enseñaste a hacerlo: levantar al caído y dar de comer al hambriento”.

Desperté, oí:
Se ha nombrado la caridad al cuerpo, sin caridad al espíritu.

La caridad, amando a Dios, va primero al espíritu y después al cuerpo.

Al espíritu es compadeciendo.

Al cuerpo, dándole la moneda con Amor y sonriendo, queriéndola aumentar porque Dios te dará el premio.

Luego, está la caridad para perdonar lo mal hecho, con estas cortas palabras: “Si Tú perdonas, Señor, yo el perdón no lo niego”.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C3

lunes, 3 de julio de 2017

Elegido soy yo

En Sueño Profético se oía:

Ella tiene confianza en el responder de Dios, y de todo lo que le llega manda al Cielo una oración. Que esta oración va dejando, dando refugio y Amor. Si de esto no hay abundancia, no sale la oración.

Dijo uno:

Si el hombre quisiera ver, en Esto vería a Dios. No hay nada que le amuralle caminos que Dios trazó. Que el que amuralla es el hombre que no cree que exista Dios. El que cree lo ve claro, aunque le falte el Amor. Pero es mejor que no crea, porque ofende menos a Dios.

El hombre que conozca este contacto Divino, debería dejar paso en ancho o estrecho camino. Y debería pensar: “¿En qué puedo a Dios servirle? Si elige al que le manda, yo también soy elegido”. Y traerse a la memoria: “A la Virgen la eligió Dios Padre, y José también fue elegido”. Esto no lo piensa el hombre cuando a Dios le hace servicio”.

Desperté, oí:

No hay alegría mayor
que sirvas para cundir
estas Palabras de Dios.

En el cundir ves a Dios,
sin Imagen,
pero sí sientes a Dios.

Éste, ya, te da tal fuerza
que cansancio no llegó.

Hablaban en la Gloria
de elegido
para Elegido de Dios.

El que tenga este Mando,
ya puede vivir en oración.

La Virgen fue Elegida,
y a José también lo eligió.

El hombre entiende esto al revés,
y ya disgusta a Dios.

Piensa que fueron elegidas
las piedras que Dios Hombre pisó.

Éstas forman alboroto muchas veces
en defensa de su Dios.

Si a Dios sirves sin cansancio,
di: “Elegido soy yo”.

¡Qué confianza te da
el decir soy elegido
por aquel que elige Dios!


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3