jueves, 25 de mayo de 2017

Vive vida para Dios

En Sueño Profético decían:

¿Cómo no verán los hombres que dicen que a Dios Lo aman, que Esto baja del Cielo?

¿Cómo hombres que tienen cargos importantes, para dar notas del bien o del mal, no acuden para aprender de esta Grandeza que la humanidad tanto necesita para llevar al cuerpo por el camino del bien?

Dijo uno:

El cuerpo, siempre se inclina por hacer lo que te retira de Dios o lo que enfada a Dios. Y así te va retirando de este Cielo.

El que hace lo que a Dios enfada, está en peligro de retirarse de Dios.

Los espíritus malignos siempre están en la puerta del espíritu, para ofrecerse a ayudarle. Pero ten presente que esta ayuda es diabólica, y ya va en contra de las Palabras de Dios, Palabras de Vida Eterna. Estas Palabras son conocidas por la Paz que te dan y el peso que te quitan cuando tú las practicas.      

Desperté, oí:

El hombre no cree en el espíritu, que es el que mueve a su cuerpo.

El hombre no cree que muchas actuaciones sean hechas por la fuerza del espíritu del mal.

El hombre no acepta que los espíritus que no tienen cuerpo busquen vivienda.

No acepta porque no se trae a su memoria cuando Dios Hombre sacó a los demonios del cuerpo.

Éstos son los espíritus que cuando dejan la materia siguen viviendo sin imagen, hasta que el Poder de Dios te los hace sentir y tú ya los conoces.

Por eso es necesario saber que tu cuerpo es movido y manejado por la fuerza del bien o por la fuerza del mal.

Que esto, nadie mejor que tú puede saberlo, cuando tus palabras, tu acción y tu pensamiento vayas todo poniéndolo en sitio de Gloria o en sitio de Infierno.

Vive vida para Dios, y ya no entra en tu espíritu lo que no baja de Dios.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C3