domingo, 23 de abril de 2017

No hay nada en el mundo que silencio pueda darle a Dios

En Sueño Profético decían:

Si el hombre pensara en el Nacimiento de Dios y en su Muerte, en medio del cante le entraría pena.

El no se hizo Hombre, ni para nacer en la calle, ni para que Lo clavaran en la Cruz.

Si el hombre pensara esto, entristecería el cante.

¡Saber que Dios nacía y nadie ofrecerle vivienda! Y en los sitios que llamó para que abrieran la puerta, sin abrirla, el “no” oyeron.

Desperté, oí:

Que no le extrañe al que a Dios ama, que el hombre, como pueda, no abre puertas, por su voluntad, a Dios.

La mayoría, si las abren, es por miedo, y no quieren que se enteren que a Dios un servicio han hecho.

Esto tiene que quedar como la paja en el agua.

Que por mucho que quiera el agua, la paja, escondida no queda.

Cuando la cosa es de Dios Padre y de Dios Hijo, actuando el Espíritu de Dios Padre, no hay nada en el mundo que silencio pueda darle.


***

Libro 23 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo IV - C2

viernes, 21 de abril de 2017

Aunque esté bueno, la muerte me puede llegar

En Sueño Profético hablaban de la enfermedad, de la vejez y de la muerte. Decían:

La enfermedad puede no llegar al hombre. Pero la muerte sin enfermedad sí puede llevarse al hombre, y también sin avisar. Que a veces no le da tiempo de decir “con Dios me voy”, o decirle a un familiar o al que en ese momento con él esté: “pide a Dios que me perdone”.

Si esto pensara el hombre, quedarían quietas las guerras, los fusiles y los cañones. Pero sería este pensar como primera asignatura, dándola el profesor al niño de corta edad, para que en su crecimiento llevara de compañeros Prójimo y Caridad, pensando: “A mí, aunque esté bueno, la muerte me puede llegar, ¿y qué digo Allí en el Cielo?

Desperté, oí:

Se ha hablado de la enfermedad,
de la muerte,
pero no de la vejez.

La vejez es camino andando
que no se puede volver.

Desde niño hasta viejo
pasa el tiempo rápido.

Y en este poco tiempo,
puedes hacer mucho bueno
o mucho malo.

Lo bueno gana la Gloria.
Lo malo lleva al Infierno.

Pídele a Dios con ganas
que antes de hacer lo malo,
te entre arrepentimiento.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo III - C5

miércoles, 19 de abril de 2017

Dios está conmigo

En Sueño Profético decían:

Si en el sufrimiento vives Prójimo, di: “Dios está conmigo”.

Si en el sufrimiento llevas al caído, di: “Dios está conmigo”.

Si tu sufrimiento no lo haces grande y lo llevas más chico que otros sufrimientos, di: “Dios está conmigo”.

Que este vivir y este pensar lo va enseñando el Elegido.

Dijo uno:

El sufrimiento lo achica el sentir a Dios a tu lado, y ya Él te hace vivir Crucifixión y Calvario. El sufrimiento sin Dios no te lo quitas y sí te lo vas agrandando.

Hay sufrimientos precisos para el que quiera ir de Dios enseñando. Pero es pena el pensar que el sufrimiento tenga fuerza para de Dios retirar. Por eso, el que Dios elige, aprende con gran facilidad, porque sufrió y buscó con más ansias a Él, y con Él, el sufrimiento pudo pasar. El sufrimiento aprieta según tú lo vas dejando. Si le pones el stop, sufrimiento vas parando.

Desperté, oí:

Haz el sufrimiento chico
cuando veas que el sufrimiento
quiere que en ti
se vaya agrandando.

Y entonces verás a Dios
y el sufrir se irá achicando.

El sufrimiento persigue,
y se ancla
donde encuentra más amparo.
     
Pero si tú a Dios Lo sientes,
Él te guía
y el sufrir se va achicando.

Que a veces queda tan chico
que el nombre de sufrimiento
ya está sobrando.

¡Qué alegría es aprender
lo que Dios manda enseñarlo!

Esta Enseñanza te sirve
para ti
y para ir enseñando.

Que si amas a Dios,
lo aprende igual el rudo
que el catedrático.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Eneseñen - Tomo IV - C2

martes, 18 de abril de 2017

Esto que baja del Cielo

En Sueño Profético decían:

El hombre nunca llegará a entenderse como él quiere entenderse: con armamentos de guerra y que caigan muchos hombres.

El hombre, día y noche, siempre está inventando armamentos que deprisa maten a hombres en los campos de batalla.

Los pocos que el mundo manejan, siempre se están asustando, y esto lo hacen tan normal por tener a Dios olvidado.

El hombre no podrá entenderse mientras vea tan normal reunirse con inventos que aprisa puedan matar.

Si el hombre pensara en Dios, se reuniría para enterrar armamentos y que el invento lo hicieran para acabar con la enfermedad del hambre, que esta enfermedad, si el hombre quisiera, no llegaría.

Desperté, oí:

¿Por qué no prueban los hombres
a quererse como hermanos
y abandonar los inventos
que sirven para matar
en la ciudad o en el campo?

Invento para matar:
nunca acabará la guerra
y no llegará la Paz.

Deberían reunirse,
los pocos que el mundo manejan,
y acabar con los armamentos
que puedan formar la guerra.

Y ese dinero,
entregarlo a la conciencia.

Y ésta, ya administraría
sabiendo que hay que morir
y que hay que entregar cuentas.

El hombre, amando a Dios,
no puede pensar en guerras,
porque se trae a su memoria
Mandamientos que Él nos deja.

Si te acuerdas de la muerte en tu cuerpo,
reconoces y ves bien
Esto que baja del Cielo.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C3

lunes, 17 de abril de 2017

Si el hombre amara a Dios

En Sueño Profético decían:

Si el hombre amara a Dios, al hombre ayuda no le faltaba. Y si caía al suelo, pronto otro hombre lo levantaba y jamás caído quedaba.

Si el hombre amara a Dios, no podría haber miseria ni espíritu con dolor, por sufrir que remedio tenga.

Si el hombre amara a Dios, sólo sufriría muerte o carne enferma. Pero practicando el Amor de Dios, el dolor se achica y del cuerpo muerto siempre tienes su presencia, porque sabes que está vivo, aunque cuerpo no le veas.

Si el hombre amara a Dios, se achicarían las penas, porque el que no las tuviera, no podría consentir que otro las tuviera.

Dijo uno:

Hay mayoría de cosas en la vida, que sin ayuda, no podrían hacerse. Pues en los sufrimientos pasa igual: que si no te ayudan, no puedes con ellos.

Desperté, oí:

La ayuda es imprescindible
para el espíritu y para el cuerpo.

Pero antes de esta ayuda
pon a Dios lo primero.

Si al que ves con grande carga,
tú le ofreces tus manos,
él se pondrá más derecho,
y su cara con agrado.

Pues el sufrir del espíritu
es fácil el achicarlo o el de quitarlo.

Pero si te falta Amor a Dios,
el sufrir se va agrandando.

No hay alegría mayor,
que ayudes o que sea ayudado.

Si el hombre amara a Dios,
no crecerían sufrimientos,
ni de espíritu ni de cuerpo.

Culpaban en la Gloria,
que el hombre no se ayudara,
porque no sentía Amor
de hermanos como Dios manda.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C3

domingo, 16 de abril de 2017

Haz el bien por Dios

En Sueño Profético decían:

Haz el bien por Dios
y no lo hagas para oír halagos.

Haz el bien como una ley
que el Cielo te está mandado.

Hazlo siempre contento
y no valores el pago,
porque a lo que haces por Dios,
el hombre siempre le da mal pago.

Por eso, tú, hazlo por Él,
y Él, ya, te irá apuntando
en un cuaderno Divino,
que no pasa por la manos del hombre
por si pudiera ensuciarlo.

Este cuaderno, son pocos
los que no lo tienen en blanco,
porque si hacen un bien,
esperan para cobrarlo,
y se hacen tasadores
de lo bueno y de lo malo.

Esto no es servir a Dios.

Desperté, oí:

Servir a Dios es
olvidar el bien que haces,
y cada día hacer más.

Servir a Dios es
sembrar el bien,
y Él, ya, te dará el fruto
que este bien dé.

Servir a Dios es
ser humilde, pisar tu orgullo
y la tentación.

Si eres humilde,
te mandará Dios.

Si pisas tu orgullo,
te mandará Dios.

Y así también la tentación la cambiarás
por alabanzas al Reino de Dios.

Si eres tentado en contra de Dios,
no serás mandado.

Porque la tentación hace
que lo bueno ya lo vean malo.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C2

viernes, 14 de abril de 2017

El Camino justo de Dios

En Sueño Profético decían:

Predica que no es de Dios preferir la Tierra antes que el Cielo.

Dios es Dios y es lo primero. Tú no puedes adorar a sus santos y a Él darle desprecio. Dios quiere que a Él Lo quieras con sus ángeles y sus santos, pero no que quieras a sus ángeles, y a sus santos y a Él lo abandones.

Este consejo espiritual es de los espíritus que están al servicio de Satanás, para hacer daño en el que está en al Camino justo de Dios.

Dijo uno:

Estos espíritus, cuando ven que avanza el Amor a Dios, se encargan de intentar destrucción, para que vuelvas del Camino verdadero y no sigas el de Dios.

Persiguen más donde saben que pueden hacer más daño con el escándalo. Ellos te llevan a que tú mismo toques campanas anunciando tu mal comportamiento. Esto es más triunfo para ellos.

Desperté, oí:

Si Dios no fuera Poderoso, ¿cómo iba el Instrumento a cundir esta Enseñanza?

La Tierra debería avergonzarse con las Palabras dichas en este arrobo.

Predica que no es de Dios preferir la Tierra antes que el Cielo.     

A los que más cerca estén del Instrumento, más intentaran cogerlos.

Es más escándalo que muera de hambre el hijo del millonario, que el que tiene que, con su cojera, ganarse el salario.

No mires nunca la Tierra sin dar preferencia al Cielo.

Que todo lo de la Tierra es despreciado en el Cielo.

Aprende a vivir lo que te manda el espíritu y lo que te obliga el cuerpo.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo III - C5

jueves, 13 de abril de 2017

No echéis margaritas a los cerdos

En Sueño Profético decían:

Si no valoras, no buscas, no pagas y desprecias el valor que Dios te está ofreciendo. Que aquí va la Palabra que Jesús dice:

No echéis margaritas a los cerdos, y donde mis Palabras desprecien dejad el silencio. Siempre que llevéis mi Mando, hacedlo por Mí, sin pensar adónde va el Mando. Si el Mando es para el cuerpo, podéis verlo; si es para el espíritu, no podéis verlo hasta que el espíritu con mi Mando rompa el silencio”.

“El que trate de quitaros mis Palabras para que se oigan la suyas, el que las oiga, ya está oyendo a Satanás”.

“Yo, cuando doy mis Palabras, ya las ha puesto mi Padre en Mí, que es el que manda
”.

Desperté, oí:

Decían muchas Palabras
que Dios Hombre
dejó dichas en Tierra Santa.

Tierra en la que Dios vivió con el hombre
y su nombre es Israel.

Tierra, que no es que elige,
es que al hacerse Hombre,
en esa Tierra pone los Pies.

Pero que en cualquier Tierra que los ponga,
hacen como hizo Israel.

El hombre a Dios no ama,
y el hombre vive por Él.

El hombre busca y premia
lo que del Cielo no es.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C2

martes, 11 de abril de 2017

Bien en la Tierra, bien en el Cielo

En Sueño Profético decían:

Igual que se mide el tiempo y la distancia, se debería medir el sufrimiento, y después poder pesarlo en la balanza del tiempo. Pero aún queda más: formar un tribunal para ir clasificando la forma de llevar el sufrimiento que a tu vida va llegando. 

Con este estudio que hicieran, acortarían las polémicas que el hombre forma donde dicen: aquél es bueno, aquél es Santo. Que Santo no dice nada comparado con el que Dios le da Mando para que diga en la Tierra lo que en el Cielo le han hablado.

Santo es nombre que se da cuando el cuerpo ya se ha enterrado y el espíritu en la Gloria ha entrado.

Dijo uno:

Estas palabras que se van a dictar, en muchos formarán escándalo:

Todo el que está en la Tierra puede, si quiere, venirse a la Gloria. Todo el que está a Aquí, en la Gloria, sin Mando de Dios no puede bajar a la Tierra, ni comunicar Palabras de Dios para que sirvan de Enseñanza.

El espíritu, en la Tierra, con cuerpo, si quiere Gloria, pisa la Libertad y obliga al cuerpo a que publique que él quiere Gloria, Vida sin muerte. Cuando vive Gloria, ya Dios manda, y sin este Mando no salen espíritus de la Gloria.

Desperté, oí:

En la Tierra, el que no quiere,
no va a la Gloria.

Pero el que quiere,
fijo que Aquí lo espera Gloria.

De la Gloria a la Tierra,
ya no hay nada más
que Mando y Poder Divino.

Poder para arrobar
un espíritu del cuerpo,
y Poder para mandar
un espíritu sin cuerpo.

Esto es Poder de Dios sin Libertad,
porque Libertad no quisieron.

A éstos son los que el hombre
debería medirles
y pesar el sufrimiento.

Y el tribunal acabaría
con la mirada en el Cielo,
las manos en la cabeza
y las rodillas en el suelo.

Habla normal de los Santos,
porque Santo es
cumplir el Evangelio.

Luego, ya, que Dios le mande
al espíritu sin cuerpo.

Bien en la Tierra,
bien en el Cielo.   


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C2

lunes, 10 de abril de 2017

No hay pecado mayor, que retirarse de Dios

En Sueño Profético decían:

Llora el hombre la enfermedad y la muerte, y no llora perder la Gloria.

Llora el hombre por lo que ya sabe que tiene que llegar por fuerza y lo que tanto quieres en nada queda.

A esto le llora el hombre, y al espíritu maltrata.

El hombre llora al sufrir, y de la Gloria se aparta. Y ya hace mas pecado que los que sufrir le mandan.

No hay pecado mayor, que retirarse de Dios porque las cuentas no salgan.

Dijo uno:

Por mucho sufrir que tenga el que grande sufrir viva, mucho más sufrir tendrá si de Dios se retira. Entonces todo lo verá con desesperación e ira, y arreglo no le verá.

El que más se acerca a Dios cuando el sufrir es más grande, siempre ve la solución. Y le salen las palabras con reverencia y Amor: “Gracias, Señor, que hay sufrimientos mayores que éste que tengo yo”.

Desperté, oí:
Hay quien a mayor sufrimiento,
más cerca se siente de Dios.

Éste, siempre verá grande
el sufrir que otro llevó,
cuando con el suyo lo compare.

Siempre tendrá esta alabanza:
“Señor, hay sufrimientos más grandes.
Ponme siempre en mi camino
gente que de Ti me hablen”.

“Señor, dame fuerzas y comprensión,
para que nadie me aparte
de mi camino de Dios”.

Que este camino te lleva
a la Presencia de Dios,
pero ya, Presencia Eterna.

Si comparas sufrimiento,
precio que vale la Gloria,
entonces es cuando sufres.

Porque la Gloria y el Cielo,
si se vendieran por precio,
nadie tendría dinero.


***

Libro 21 - Te Habla el Profeta - Tomo III - C2

sábado, 8 de abril de 2017

Voluntad de Dios o Permitir

En Sueño Profético decían:

Si piensas en la muerte, tienes que acordarte de Dios.

Si piensas en la muerte, no deseas lo que tiene otro que tanto luchó para decir: “yo soy dueño”.

Si piensas en la muerte, verás muchos fallos en los que no piensan en la muerte.

Si piensas en la muerte, todo irá detrás de ti, y tu vivir será indiferente para aquello que te quiere atormentar, como atormenta a todo el que no piensa en la muerte.

Dijo uno:

Este pensar en la muerte es para hacerte vivir con alegría en la vida, hasta que vengas Aquí con alegría pensando:

“Yo voy a perder el Cielo por los cuatro garabatos que el hombre lucha porque se cree eterno.

¡Si mañana, o ahora mismo, yo puedo quedarme muerto!

Muerte, te tengo conmigo hasta que yo viva la vida contento, sin desear lo que puede a mi espíritu alborotar”.

Desperté, oí:

Que no sea confundido
el acordarse de la muerte
despreciando la vida
y deseando la muerte.

Que este pensar
ya no es de Dios,
es de espíritus satánicos,
que te llevan al camino
de que vivas comparando
y no aceptando tu sino.

Sino:
Voluntad de Dios o Permitir.

Si aquí deseas muerte
o en muerte estás pensando,
tendrás grande sufrimiento
y esto irás contagiando.

Piensa en la muerte contento,
con alegría y sin llanto.

Y será tu consejera
en el sufrir y en el trabajo.

En el deseo y en el pecado,
en la avaricia y en hacer
todo lo que Dios tiene mandado.

La muerte pensando en Dios
te quita muchos trabajos.


***

Libro 22 - Investigaciones a la Verdad - Tomo III - C3

viernes, 7 de abril de 2017

Sabiduría y Caridad, que esto es Premio de Dios

En Sueño Profético hablaban del saber, de la sabiduría, del adelanto, del progreso, de la falta de caridad y de la ignorancia que el hombre tenía de lo eterno.

Que la falta de caridad es por no creer que haya otro sitio después de estar muerto.

Esta asignatura siempre es rechazada por grandes talentos. Talentos, que el hombre así los apoda ese breve tiempo que ahí tienen cuerpo.

Si el hombre pensara en lo que es talento y sabiduría, ya viviría inquieto si de alguien oyera: “Este hombre es un gran talento”.

Dijo uno:

A esto que Aquí le llaman talento de Tierra, talento de suelo, es contacto que ensucia el contacto de la Tierra al Cielo, talento que quita que miren al Cielo, talento de espuma que no es duradero.

Desperté, oí:

Talento, adelanto y progreso,
si a Dios no llevan delante,
no hacen al hombre bueno.

Y al rudo, pobre y torpe,
lo tratarán con desprecio.

Ya, practicando este trato,
no hacen a hombres buenos.

Elige hombres del campo,
que antes de pisar tierra,
de Dios se están acordando.

Ellos nunca hacen nada,
es Dios el que da el buen año.

Y cuando llegan talentos,
de estos que se han nombrado,
primero hablan de Dios,
de la siembra y del año.

Si tienen árboles frutales,
con qué alegría bajan la rama
y la fruta cae
con el tirón que le dan.

Si después de todo esto,
aprendieran adelanto y cultura,
¿qué duda podría haber
de que la Gloria ahí vivan
muchos que luego la pierden
porque de éstos se guían?

Si el talento,
la cultura y el progreso,
ves que de Dios te retiran,
cámbiate a hombre del campo.

Que lo rudo, si es de Dios,
ya te llegará Talento
Sabiduría y Caridad,
que esto es Premio de Dios.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C1

miércoles, 5 de abril de 2017

No debía ser sufrimiento, si el hombre a Dios amara

En Sueño Profético hablaban del Amor a Dios, de su fuerza, de su alegría y de su sufrimiento. Dijo Teresa de Ávila:

No debía ser sufrimiento,
si el hombre a Dios amara.

Y no debía ser sufrimiento,
tan sólo el nombrar sus Palabras.

Pero al nombrar sus Palabras,
es pena que al hombre
se le cambie hasta la cara.

Quieren que se hable de Dios muerto,
y ya te admiten palabras.

Yo nunca Lo tuve por muerto,
y al pensar lo que oía,
la vida a mí me faltaba.
Pero sentía más Vida,
en la vida que Él me daba,
que era esta misma Vida,
que no sabía yo explicarla.

Era vida con razones,
que a mí Vida Él me daba.

Era primero dar muerte,
cuando el éxtasis me entraba.

Pero yo sentía más Vida
cuando el éxtasis pasaba.

Ya, yo misma no me conocía.
Era algo de tal fuerza,
que a nada yo le temía.
Era Vida con un Mando
que no acababa la vida.

Desperté, oí:

Esta Vida,
que a mi espíritu daba vida
y a mi cuerpo daba muerte,
me hacía no querer vida
donde el hombre no quiere muerte.

Siempre estaba en oración,
aunque oración nadie veía,
para que me llegara la  muerte
donde el hombre
muerte no quería.

Mi cuerpo Dios lo apartaba,
aunque el cuerpo no quería
que yo tuviera contacto
con el Mando que Él hacía.

A veces creía el cuerpo
que Dios Poder no tenía,
cuando intentaba el cuerpo
no apartarse del espíritu.

¡Ay vida que tuvo el cuerpo,
que no hacía lo que yo quería!

¡Ay vida de mis éxtasis,
que cuando vivía dos vidas,
a Dios Le pedía llorando:

¡Déjame, Señor, una vida!
Aquél que viva pensando
que en la muerte
ya no hay vida,
vive una vida sin Dios,
quitando vida a la Vida.

TERESA DE ÁVILA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C4

martes, 4 de abril de 2017

No es la muerte lo más malo

En Sueño Profético hablaban de la ignorancia del hombre en lo Divino.

Es ignorancia con maldad, no ignorancia de niños. El niño, con su inocencia, a la ignorancia se llega y se entrega con risa en el peligro. Esto sí es ignorancia. Pero el hombre se retira cuando le hablan de Dios, porque tiene que cambiar el camino que tenía.

Dijo uno:

Cuando les llegue el momento de la muerte a los que supieron este Escándalo –aunque crean que está en silencio–, éstos lo van a pasar mal tan sólo al pensar: “Yo pude haber hecho y no haberme ido al bando de Satanás. Yo sabía que era cierto. Los Escritos impresionan. Se ve a un Dios que es Vivo, no muerto. Los que pudimos entregarnos a Dios, reservamos la ayuda. Ahora tengo la muerte conmigo, y no se va sin llevarme al sitio que yo he elegido. Esto yo no digo a nadie, esto se viene conmigo”.

Desperté, oí:

Con este pensar que piense,
todo el que su ayuda reservó
por tener poco tiempo,
ya se lleva las ganancias
de su mal comportamiento.

¡No es la muerte lo más malo!
¡Es su agonía en silencio!

¡A cuántos les llegará
esto que hoy dicta el Cielo!

¡No es la muerte lo más malo,
es a Dios el no quererlo!

El que sepa estos Escritos
y su vivir ponga lejos
para no saber ni oír,
no le tengas compasión
hasta que la den Aquí.

Puede que tu compasión
sepa ya tirar de ti.

Dios da sus Palabras al hombre,
y si el hombre las desprecia
cuando las puede cumplir,
cuando la muerte le llegue,
cómo Dios le va a mandar
aunque Mando Le pidiera.

Éstos no tendrán disculpa,
porque se han cundido
por varios sitios en la Tierra.

Los poderosos y pudientes
no creen en su Existencia.

Porque al creer y no acudir,
no encontrarás defensor
el día que tu cuerpo muera.

No es la muerte lo peor,
es la agonía que tengas.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C3

lunes, 3 de abril de 2017

Y vendrá mi Espíritu

En Sueño Profético decían:

Está tan claro que Esto no es de la Tierra, que al que lo sabe y no acude le va a costar trabajo que Dios oiga sus plegarias en un momento de apuro para él o algún ser querido suyo.

Si estas Comunicaciones del Cielo al espíritu no estuvieran publicadas y fueran sólo dichas por el Instrumento, podrían tener una disculpa, con buena o mala intención, ante Dios. Pero una vez que están al alcance de teólogos, literatos e historiadores, que pueden comprobarlas con el Antiguo o Nuevo Testamento de la Palabra de Dios, ya no tienen disculpa.

Dijo un espíritu con el Mando de Dios:

Cuando actúa falsedad, mentira y engaño, hay un temor al tribunal que va a juzgar aquella sentencia. Aquí el sufrimiento es por no buscar esta Verdad la Iglesia o los seglares.

Que miren al Cielo y después los Evangelios, que si creen, aunque no amen, tienen que cundir que Dios se comunica a un espíritu que vive con cuerpo. Que Él manda su Espíritu, como está escrito, porque fue dicho por el mismo Dios: “Y vendrá mi Espíritu”.

Desperté, oí:

¡Qué Luz traen las Palabras que están dictadas en Gloria!

¡Cómo dan silencio y hacen que comprendan que la mentira se esconde y la verdad se presenta!

Se presenta y se llama al que pudiera conocer verdad o mentira.

Aquí el sufrimiento grande es que el hombre nunca acepte que Dios a los hombres les hable.

No acepta y Le pide en los fracasos que la Tierra le presenta.

También Lo llama en la muerte, por si otra vida le espera.

El que tuvo Esto en sus manos, en sus oídos o en su lengua, y abandono le tuvo, que no cuente con la Gloria.

La Gloria la tiene Dios para el que vivió con cuerpo, a Dios buscó y la Gloria Le pidió.

¡Hombres que creen en un Dios, pero que no viva ni hable!


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C2

domingo, 2 de abril de 2017

Noticia en el Día de Córdoba

Os dejamos el enlace de una noticia publicada el pasado domingo 26 de marzo en el periódico El Día de Córdoba, en el que relata la obra que llevó acabo Ana García de Cuenca.

http://www.eldiadecordoba.es/cordoba/fundadora-Club-Peseta_0_1120987913.html



Mi Fuerza y Poder Yo os presento

En Sueño Profético decían:

A más cultura para lo material, más incultura quieren ponerle al espíritu.

¿Cómo no se darán cuenta esas cabezas llenas de letras y de libros, que la Enseñanza del espíritu es la primera que debe tener el cuerpo del hombre? La otra vida –la de los animales– no necesita esta Enseñanza, porque sólo tiene una vida que es la del cuerpo.

Dijo un espíritu con Mando de Dios:

Se está comprando la vida del hombre con la vida del animal. Los animales necesitan para vivir, como el hombre: comida, sol, aire y agua. Éstos, después de muertos, no van a otro sitio. El cuerpo del hombre tiene una vida eterna, que es la que vive en su cuerpo mientras que el cuerpo no entierren. La vida ya se le va cuando Dios manda o permite. Cuando Dios permite es cuando el hombre la echa de su cuerpo sin hacer Dios llamada.

Esta Vida no tiene muerte, y el hombre precisa esta Enseñanza.

Desperté, oí:

Debe ser enseñado el hombre
a que lo espera otra Vida,
donde no hay cuerpo ni suelo.

Que sólo vive el espíritu,
que es el que le da la vida al cuerpo.

Ésta es la Gloria de Dios,
sitio donde no existen los cuerpos.

Luego está la Profundidad,
con el nombre de Infierno.

Que este sitio tú lo eliges
con la vida que hiciste
cuando vivías con cuerpo.

Si el cuerpo del hombre no tuviera espíritu,
no existiría Dios y no existiría el Cielo.

No habría condenación,
y Dios no se presentaría
cuando tuviera que decirles a los hombres:
Mi Fuerza y Poder Yo os presento”.
Que son los terremotos,
las agua aprisa bajando del cielo,
que antes esta agua,
su Poder la subió al cielo.

Enseña que hay otra vida
sin poder vivir el cuerpo.

En la Tierra queda el hombre
como queda el animal.

Pero su espíritu viene
a la Gloria Celestial.

Esta Enseñanza no es para el cuerpo,
es para la Vida
que al cuerpo vida le da.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3