domingo, 12 de mayo de 2013

Razón e Injusticia

En Sueño Profético hablaba la Razón a la Injusticia.

Dijo la Razón primero:

   –Yo tengo razón de amar a Dios que habita en el Cielo.

Le contesta la Injusticia:

   –Yo amarla no puedo, la Injusticia me retira, porque Dios es Justiciero.

La Razón quería hacer ver que la Razón es del Cielo.

La Injusticia siempre es hecha por el que no ama a Dios; la Injusticia da intranquilidad, aunque estés en contra de la Razón.

La Razón se alborota enfrente de la Injusticia, pero se alborota con Paz, cuando confías en Dios.

Dijo uno:

Yo vi un caso de injusticia, que para enseñanza lo voy a contar:

Eran dos que trabajaban a jornal, mitad y mitad. Uno era tan de Dios, que por siglos que estuviera en un sitio viendo manar las monedas, nunca cogería nada. El otro, era ave de rapiña, y la ley de la injusticia siempre se la tenía aplicada. Tenían un poco de ganado, y siempre que morían, no eran las suyas; él sabía cómo hacer el cambio. Uno fue subiendo, y el otro quedó sin poder continuar por no tener para poner la media parte que le correspondía. Éste enfermó, y la mujer y los hijos no tenían ni lo imprescindible para vivir; desde que enfermó, el que vivía la injusticia todos lo vieron cambiado; tenía delante de él todo lo que le había quitado, y no podía mirar al cielo, porque oía esta Voz: “Haz justicia a la injusticia. Ésta es la Voz de Dios”.

Desperté, oí:

Como del campo vivía,
siempre miraba al cielo,
y siempre esta Voz oía:

Haz justicia a la injusticia.
Ésta es la Voz de Dios.

Esto era si llovía,
esto era si había sol,
si la tormenta se oía.

Al cielo siempre miraba,
y el Cielo le respondía.

Una noche, sin dormir,
antes que viniera el día,
le llevo mitad, mitad
de todo lo que tenía.

No le dejaba vivir
la Razón que él no veía.

No hay quien ame a Dios,
y la Razón no la viva.


***

Libro 2 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo II - Pág. 208-209