jueves, 28 de febrero de 2013

No quiere saber, el que no ama, por miedo a enfrentarse con la Verdad de la Vida

En Sueño Profético decían:

Es distinto sentir a Dios y que Aquí te den Enseñanza, a que tú hables por el sentir que tengas, por grande que sea. Tú lo sientes, pero no puedes pasar a otro ese sentir con Enseñanza, y a veces perjudica cuando tú quieres que ese sentir sea entendido. Esto perjudica al que tiene estudios materiales y sus estudios él pone primero.

Tú puedes enseñar a amar a Dios antes que a todas las cosas, pero no tienes palabras para dar respuestas, diciendo: “Esto no es mío. Esto lo dicen en Gloria y me mandan que lo publique”.

Si esto así no fuera, llegarían preguntas y no sabría el Instrumento respuesta, y ya quedaría como invento del hombre.

Aquí, a más profundicen, más Verdad ven. Que esta Verdad hace que el que no ama, no quiera saber lo que baja del Cielo.

Desperté, oí:

No quiere saber, el que no ama, por miedo a enfrentarse con la Verdad de la Vida, que es la Existencia de Dios.

El espíritu sin cuerpo que recibe esta Enseñanza, tienen más fuerza sus palabras.

Porque recibe sin el contacto del hombre que pueda poner o quitar.

Aquí ves Fuerza sin Imagen.

Aquí ves Sabiduría sin estudios, que es la Sabiduría Divina.

Saber, que no sabe el hombre corregir ni mejorar.

Puede cundir, y ya alaba a Dios.

Si tú Lo alabas, Él te da contestación.


***

Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - Pág. 194-195-196