lunes, 25 de febrero de 2013

¿Es falta de Fe el sufrir tanto?

En Sueño Profético yo decía:

“Señor, ¿es falta de Fe el sufrir tanto? Dame fuerzas Señor, para mantenerme siempre y refugiarme en tu Confianza”.

Ya dijo una voz, no como de la Tierra:

Él dijo: “A ser posible, pase de Mí este Cáliz”.

Y pidió Perdón al Padre para el que pecaba sin saber el grado de pecado que hacía: “Padre, perdónalos, que no saben lo que hacen”.

Los pecadores y los pecados, siendo pecado y pecador este nombre, para todos lo mismo, para Dios puede no ser el hecho el mismo.

¡Quién dudar del porqué de Dios!

Y el sufrimiento, siendo la palabra “sufrir”, hay quien sufre por no creer remedio que Dios dé Aquí; y hay quien sufre de ver a otro sufrir, que no cree el remedio, que Dios le pueda quitar sufrir. Esto no es falta de Fe, esto es sufrir por querer quitar sufrir.

Desperté, oí:

¿Quién entendería estas Palabras?:

“A ser posible, pase de Mí este Cáliz”.

¡Dios Hijo pedir al Padre,
si podía ser no sufrir!

Cuando en Él vivía el Padre,
y Dos en un mismo Dios.

Ser posible,
es pedir clemencia.

¿Qué pensar haría
y hace un pensador
que olvida que es Dios?

El porqué de Dios es inmenso,
y para llegar a comprender
tendría que hacer un mundo nuevo.
 
Donde no existiera carne,
como pasa Aquí en el Cielo.

Y aunque la carne no existe,
el porqué queda en misterio.

Pero se oiría Amén,
a lo que Dios está diciendo.


***

Libro 15 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo III - Pag. 78