domingo, 28 de octubre de 2012

Si dicen que habla Dios, corre a oírlo

En Sueño Profético decían:

Siempre que Dios se comunica para enseñar, crece el Amor a Dios, surgen discordias y muchos aprenden a amar al oír al Comunicante. El Comunicante da la explicación y Visión, haciendo que tú lo vivas. Cogiendo otro el Escrito y explicándolo, sientes vacío. Dios se deja ver a través del hombre.

Estos Escritos los leerán llorando y echando de menos a su traductora; luego serán oídos como leídos por el hombre, sólo para enseñar, pero sin Eco de Dios y sin respuestas de Aquí. Será una Enseñanza diciendo “esto pasó”, pero no como hoy, que su respuesta es: “esto está pasando hoy. Dios quiere la publicación, pero quiere que sea ella la que explique. Dios quiere que el hombre no ponga ni quite palabra: Dictado de Dios de Aquí, dicho por ella ahí. Si cambian palabras, ya no es Mensaje de Dios, es un arreglo más del hombre, y se leería una Palabra de Dios y muchas arregladas por el hombre, que también eran de Dios aunque el hombre se las pusiera. Esta Gloria dicta con frases de Dios. Estos Libros sea su publicación virgen y al alcance de todos. Dios habla para todos. Ha habido quienes en lo material han tenido como sentidos atrofiados, y en lo espiritual han sido profesores.

Desperté, oí:

En lo espiritual, según amas, así aprendes.

Y según aprendes, así enseñas.

Enseña con más fuerza el que recibe la Comunicación, que el Libro.

El Libro te hace que no olvides las Palabras que te dijeron.

Y que quede escrito todo cuanto de Aquí se dijo.

Esta frase de Dios Hombre es grandiosa:

“Amaos como Yo os he amado”.

Pero ¿cómo sería el oírsela a Él?

Si dicen que habla Dios, corre a oírlo, y luego escribe para que quede para otro que no Lo oyó.


***

Libro 7 - Investigaciones a La Verdad - Tomo I - Pag. 27-28