martes, 9 de octubre de 2012

Literatura Divina, dictada por Dios

En Sueño Profético hablaban del Libro a la venta. Decían:

Este Libro hará que mucho se hable de ella. Este Libro será la revolución de los que a Dios aman. Este Libro hará que muchos digan: “Señor, ¿por qué hable mal de ella?”. Este Libro, habrá familiares que tengan uno por cabeza. Al que le guste la literatura, busca este Libro.

Dijo Agustín:

Esta Literatura se puede llamar Literatura Divina, dictada por Dios y llevada por espíritus de su Gloria. Esto es Literatura pura, Literatura donde el hombre no ha intervenido. No habrá quien lea estos Libros y caigan estas frases en saco roto.

Yo, otra cosa en mi vida material, tal vez no amaría, pero una buena frase, me hacía olvidar ya todo lo demás que hubiese escrito. No quería ni mirar, ¡pues mira que leí lectura buena, y oí hablar a quien hablaba para que lo oyeran! ¡Pero todo el que habla no es para que lo oigan! Hay quien no debería hablar, porque su habla envenena; envenena y hace mal a aquél que es persona buena; envenena al que no ama; y al que ama, le da pena. Pues nada de aquello comparo, viendo ya estas Libretas.

Desperté, oí:

Yo no puedo comparar,
por ser Dictado de Dios,
ni me atrevería jamás.

¿Cómo puedes tú decir,
que Palabra que Dios diga,
sea comparada ahí?  

Yo hablo para que vean,
que si mi cuerpo murió
y enterraron mi materia,
mi espíritu sigue Vivo
para aquél que a Dios quiera.

Ahí mandé, a esta Gloria,
a todo el arrepentido
que me contaba su historia.

Y hoy, Aquí, en la Gloria,
llevo Mensaje de Dios,
para que a este Dios conozcan.


***

Libro 7 - Investigaciones a la Verdad - Tomo I - Pag. 163-164-165