viernes, 31 de diciembre de 2010

Cuatro Actuaciones - Libro 8 - Dios No Quiere, Permite - Tomo I - Pag. 35-36


En Sueño Profético hablaban de la Virgen, de las apariciones y de las leyendas –que el hombre a veces interpreta– de la comunicación de esta Gloria:

Las Comunicaciones tienen que ser dichas por el Elegido, y el oyente, ya una vez oídas, pasarlas sin cambio de letra que pudiera cambiar la frase o creer mejorar la Palabra.

Esto son tres actuaciones para publicar:

Primero: Dios actúa al comunicar. Segundo: recoge el comunicante –que también actúa Dios. Y tercero: la escribe el Pasante que está a la Voz del Comunicante.

Así no puede haber cambio de Palabras ni interpretación buena o mala.

Si el hombre buscara, oyera, pasara y estudiara estas Comunicaciones, vería la Verdad y le sobraría el estudio; se quedaría con el hallazgo y el oír a Dios a través del hombre.

Decían mucho:

En la Apariciones de la Virgen puede el hombre cortar su espectacularidad, y Dios dejar huellas. Pero en el Lugar que Dios da su Palabra para Enseñanza, y que en la actuación es Dios Profeta o Profeta Dios, esto no puede el hombre impedir. Esto es Dios Espíritu en una Vivienda, que Dios, por ser Dios, entra y sale en sus sentidos y en su inteligencia, y que al hombre deja en silencio. Esto es Dios sin mandar, por ser Él el Actuante, Poder que no sabe la actuación nada más que el mismo Padre, por ser el mismo Dios.

Desperté, oí:

Dios deja interpretación
y permite, a lo de su Gloria.

Pero cuando Él habla enseñando al hombre,
no puede permitir interpretación.

Sería destruir su Gloria,
y ya no sería Dios.

Esto son cuatro actuaciones,
que una no se escribió:

Dejar Libertad al hombre
para hacer Publicación.

Pero que no crea el hombre
que Aquí ya no actúa Dios.

Pero respeta, ya dicho,
la Libertad que dejó.


***